Antes de que termine la legislatura, todas las provincias de Castilla-La Mancha contarán con un . Así lo ha avanzado hoy el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en la inauguración del que se celebra en a lo largo de este fin de semana.

Actualmente, en Castilla-La Mancha hay dos Centros Integrados de FP, uno está en Aguas Nuevas (Albacete), y otro en el centro Virgen de Gracia, en (Ciudad Real). El compromiso es acometer al menos tres más en esta legislatura en las provincias de Toledo, Cuenca y Guadalajara.

Los centros integrados se configuran como instituciones donde puede desarrollarse y visualizarse de una manera más clara y tangible la integración de los dos sistemas de formación profesional, tanto la formación profesional del sistema educativo como la formación profesional para el empleo. De hecho, los ciudadanos pueden acudir al centro integrado de su zona para recibir un servicio que abarca desde la orientación laboral, la formación profesional en sus dos vertientes o la acreditación de competencias por experiencia laboral.

En este contexto, García-Page ha explicado que en el espacio de un año y medio el sistema de ha pasado de contar con 700 empresas colaboradoras a 800 y ha avanzado que la intención que poder contar con un millar de las mismas a lo largo de la legislatura.

Tras dar la bienvenida a los asistentes procedentes de todo el país, el presidente ha reivindicado la importancia de la Formación Profesional y ha abogado por hacer de ella una gran apuesta en el sistema educativo español, ya que “la FP Dual permite adaptar un sistema de formación ‘rígido’ a la necesidad del mercado de trabajo”.

Reducción en las listas de espera

En el Palacio de Exposiciones y Congresos, ‘El Greco’, y ante más de medio millar de profesores y empresarios implicados en este sistema de formación e inserción laboral, el jefe del Ejecutivo autonómico ha subrayado su plena confianza en el sistema educativo español, un sistema público que, a su juicio, y frente a los que piensan lo contrario, “funciona bien”, tal y como ocurre con otro de los pilares del estado de derecho español, el sistema público sanitario.

A este respecto, ha indicado que en Castilla-La Mancha llevamos casi 30 meses de bajada constante y consecutiva de listas de espera, incluso por debajo de los 100.000, “pero no haciendo lo mismo, si no atendiendo a mucha más gente, nueve millones más de acciones al año que hace cinco años” ha aclarado al tiempo que ha apuntado, “se atiende a más gente y esperan menos”.