La salida de miembros de las direcciones de los grupos socialistas en el y el para entrar en el Ejecutivo de Pedro Sánchez obliga a cubrir esas bajas, decisión que compete a la Ejecutiva Federal del partido. Es el caso de del albaceteño , designado delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha.

De la actual dirección del Grupo Socialista en el Congreso ha salido la catalana Meritxell Batet, nombrada ministra de Política Territorial y Función Pública. Le tendría que sustituir otro diputado o diputada del PSC, si se sigue la costumbre de que el partido hermano del PSOE en Cataluña tenga representación en la cúpula del Grupo Socialista.

Batet, al igual que los ministros de Defensa, , y Fomento, José Luis Ábalos, han dejado sus actas de diputados para dedicarse en exclusiva a sus funciones en el Gobierno. Serán sustituidos por los compañeros que les sucedían en la lista electoral.

En la dirección del grupo en el Congreso también estaba Margarita Robles, ejerciendo como portavoz. Ha asumido esa función la ‘número dos’ del partido , que hasta entonces era portavoz adjunta.

En el Senado, deja la dirección del grupo parlamentario la asturiana , nombrada Alta Comisionada del Gobierno para la lucha contra la pobreza infantil. Carcedo era una de las portavoces adjuntas en el Grupo.

Hay más parlamentarios que abandonan la Cámara para trabajar en el Gobierno, como o , nombrados secretarios de Estado, o como el albaceteño Manuel González Ramos, designado delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha. Como en el caso de los ministros que han dejado el acta, se les sustituirá por el siguiente de su lista electoral.

Sólo los cambios que afectan a las direcciones de los grupos parlamentarios deben ser aprobados por la Ejecutiva Federal del partido. No se descarta que el partido aproveche para hacer más cambios y no se limite a cubrir las vacantes que han dejado quienes se han ido al Gobierno.

UN CARGO, UN SUELDO

La entrada en el Gobierno no afectará a la composición de la Ejecutiva Federal, pues los cargos orgánicos pueden compatibilizarse con un cargo público. Eso sí, los miembros del PSOE tienen el compromiso de cobrar un sólo sueldo, de manera que quienes están en nómina del partido y pasan a ejercer un cargo público deberán renunciar al salario que recibían de la formación. Es el caso, por ejemplo, de , nuevo delegado del Gobierno en Andalucía.

Al margen de los cambios en las direcciones de los grupos, la reunión de la Ejecutiva Federal, a la que en principio asistirá el líder, Pedro Sánchez, permitirá analizar el nuevo rol que debe jugar el partido ahora que el PSOE está en el Gobierno y cuando en menos de dos años se convocarán elecciones generales, y antes, dentro de un año, será el turno de las municipales, autonómicas y europeas.