La diputada nacional del PSOE, , ha denunciado hoy que el está dando los últimos pasos para otorgar la concesión del servicio de teleasistencia en nuestra comunidad autónoma. “Y desgraciadamente, este servicio, que ha sido siempre gratuito, va a pasar, a partir de ahora, a ser de pago para los usuarios”.

Martín indicó que son cerca de 54.000 los usuarios de la teleasistencia y alrededor de 38.000 los terminales instalados en los domicilios de la región. “Ha sido uno de los servicios mejor valorados por los ciudadanos y lamentablemente todo esto puede cambiar por el empeño privatizador de Cospedal, que está rematando la faena de la matanza de los servicios sociales en nuestra comunidad autónoma”.

La diputada socialista explicó que desde que en 1989 se iniciara la teleasistencia en la región, siempre ha estado gestionada por Cruz Roja, una entidad sin ánimo de lucro y con una importante red de voluntarios, algo que ahora puede cambiar ya que en el pliego de condiciones para la adjudicación del servicio se valoran más las ofertas económicas que los aspectos sociales, por lo que presumiblemente será gestionado por una empresa privada. “Ahora todo esto se desmonta porque Cospedal prioriza la gestión privada en detrimento de la labor social”.

Por otra parte, Martín indicó que aunque todavía se desconoce el precio final que tendrán que pagar los usuarios, oscilará entre los 4 y los 12 euros, dependiendo de la situación personal, grado de discapacidad o ingresos de los mismos. Así, explicó que, según el pliego de condiciones, se establecen tres categorías: dependientes, no dependientes y usuarios “privados”.

En la categoría de dependientes sólo estarán exentos del pago aquellos que cobren por debajo del IPREM (índice que se utiliza para baremar las ayudas sociales y que está fijado en 532,51 euros). Los que perciban entre 1 y 1, 5 del IMPREM abonarán el 50% del servicio y los que superen el 1, 5 abonarán el 90%.

En la categoría de no dependientes, el coste mínimo será de 4 euros, para los que cobren menos de esos 532 euros; elevándose a entre 6 y 7 euros el coste para los que perciban entre el 1 y el 1, 5 del IMPREM, que son la inmensa mayoría de los usuarios. Por último, los que superen el 1, 5 del IMPREM podrían abonar casi 11 euros.

Por otra parte, los usuarios que no superen el baremo, se consideran usuarios “privados”, y pagarán 100% del coste.

Para la parlamentaria socialista, este copago de la teleasistencia se suma al repago por los medicamentos, por el traslado en ambulancias, las nuevas tasas por obtener la tarjeta sanitaria, por las valoraciones de dependencia, etc. Y se preguntaba “¿Cuántos pensionistas se van a ver obligados a renunciar a este servicio por no poder pagarlo o a cuantos se les va a retirar el terminar de teleasistencia por impago?”.

Para Martín, “la frialdad de las decisiones del Gobierno de Cospedal, vuelve a perjudicar, una vez más a los que más necesitan apoyo de los Servicios Sociales”.