Según indican en su Proposición de Ley, publicada en el Boletín de las Cortes y recogida por , se justifica esta petición en el extremo de que “el sector del taxi en Castilla-La Mancha atraviesa un momento difícil por la propia crisis económica y la aparición de nuevas propuestas de transporte en base a la mal llamada ‘economía colaborativa’ que hacen competencia desleal y que necesitan de regulación para defender los derechos de los usuarios y de los profesionales del sector”.

Recuerdan PSOE y Podemos que actualmente se encuentra en tramitación el Reglamento Regional del Taxi en Castilla-La Mancha como desarrollo del título IV de la Ley 14/2005 de Ordenación del Transporte por Carretera en Castilla-La Mancha, y ya el sector ha reclamado una modificación para cambiar la regulación de la capacidad de los vehículos.

La modificación del número máximo de plazas hasta siete, manteniendo en condiciones excepcionales las nueve ya previstas en la Ley, “permitirá dar respuesta a una demanda creciente de los usuarios del taxi y que permitirá una reducción en los costes de desplazamiento para los usuarios y especialmente a las familias de esta región y a jóvenes en sus desplazamientos colectivos”, según argumentan.

Además, defienden ambas formaciones que esta medida “tendrá especial repercusión en las comarcas más despobladas de la región donde el taxi se presenta como el medio de transporte que proporciona una mejor respuesta a las necesidades de movilidad al presentar una mayor oferta de plazas para los usuarios”.