Gutiérrez ha explicado que la moción tiene dos partes, una pidiendo que no se dé cobijo a los tránsfugas, y se respete ante todo la voluntad de los ciudadanos, y una segunda parte en la que se pide “que toda la Corporación, los 25, suscriba el Acuerdo sobre un Código de Conducta Política en Relación con el Transfuguismo en las ”.

Según el portavoz, lo que está pasando es muy grave, “y no lo vamos a dar como hechos consumados, porque además de perjudicar a los ciudadanos, se está dando una imagen lamentable de la ciudad, una imagen que no es precisamente la idónea para el desarrollo ni para atraer empresas”, según ha informado el PSOE en nota de prensa.

El portavoz socialista ha insistido en que se han quebrantado la voluntad popular y “se ha apañado la mayoría absoluta en beneficio propio, unos por el sueldo y otros (el alcalde), por asegurarse su tranquilidad”.

En este sentido, Gutiérrez ha recordado que los concejales expulsados de Ciudadanos firmaron una Carta Ética, en la que se comprometían a abandonar el cargo si eran expulsados, “algo que han incumplido”. Ha recordado también que hace menos de un año, “por estas fechas, los dos concejales que ahora son planteaban una moción de censura”.

Gutiérrez ha informado de que se ha remitido todo el expediente con lo sucedido en Talavera a la Ejecutiva Federal del PSOE para que lo traslade a la Comisión de Seguimiento del Pacto Antitransfuguismo, que firmaron los grandes partidos y que prevé sanciones tanto para los tránsfugas como para quienes les den cobijo.

“CAOS ORGANIZATIVO”

Por otra parte, el portavoz socialista ha denunciado “el caos organizativo y la incapacidad de gestión” que existe en el Gobierno municipal, poniendo como ejemplo un expediente que fue a Junta de Gobierno la pasada semana, “y del que la portavoz no dio cuenta a los medios”.

El expediente se refiere al pago de servicios extraordinarios del pasado año 2016 a más de un centenar de trabajadores de los distintos servicios municipales, por importe de 68.000 euros, “un expediente que quedó sobre la mesa, y los trabajadores no saben cómo ni cuándo ni si se les va a pagar”.

, son trabajos encargados por el propio equipo de Gobierno, “por mala planificación y por el caos que existe, y que perjudica a los más débiles, después de seis años sin oferta de empleo, sin cubrir las bajas ni las jubilaciones”. El portavoz ha insistido en que “no sabemos a cuántos más afecta del presente año, porque aún no hemos tenido acceso al expediente”.