Así ha reaccionado el dirigente socialista después de que Guarinos haya advertido al presidente de Castilla-La Mancha de que tenga “cuidado” con lo que plantea porque “podría verse en un serio apuro” si se tipifica como delito hacer lo contrario de lo que se promete.

“El PP es un partido radical y extremista, que no se corresponde con lo que en teoría debiera ser, que es un partido centrado y moderado”, ha asegurado el diputado socialista, quien ha insistido en que hay gente del que aplaude a García-Page “por sus palabras, sus hechos y su forma sensata de hacer política”.

Sin embargo, ha dicho, hay gente del PP “que son tan radicales” que solo ven en García-Page una postura que ellos no entienden. “¿Cómo la van a entender ellos si Page lo que está procurando es ser centrado, moderado y hacer políticas progresistas?”, se ha preguntado.

A su juicio, si el presidente del PP de Castilla-La Mancha, , hiciese “una décima parte” de lo que hace o dice el presidente regional, “le iría mejor”.

IMPUESTOS

Sobre la bajada de impuestos propuesta por el PP y la rueda de prensa previa de Ana Guarinos, que ha estado acompañada de diferentes cargos municipales de distintas provincias, para criticar que el PSOE, allí donde gobierna, sube impuestos y crea más paro, el dirigente socialista ha cargado contra las “múltiples mentiras” vertidas por el PP cuando habla de su teoría de bajada de impuestos.

Así, ha sentenciado que García-Page nunca ha subido los impuestos en Castilla-La Mancha desde que es presidente, es más, ha recalcado, eliminó gran parte de las “tasas de la vergüenza” que subió el PP cuando gobernó.

Ha defendido que el PSOE está siguiendo una política razonable en cuanto al tema impositivo en Castilla-La Mancha y ha dejado claro que el PSOE no va a subir los impuestos y ha avanzado que si la evolución de la economía es buena, el Gobierno regional podría plantearse bajar algún impuesto.