Las listas se publicaron el pasado miércoles tal cual fueron presentadas ante las juntas electorales, y a partir de entonces se abrió un plazo corto para revisar las candidaturas y los avales, subsanar errores y estudiar los posibles recursos e impugnaciones que se puedan presentar.

En concreto, se presentaron 1.222 candidaturas, lo que supone 42 más que hace tres años. De ese total, 608 optan a ocupar alguno de los 350 escaños en el Congreso y las otras 614 aspiran a los 208 asientos del Senado.

Los cuatro principales partidos, PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos, presentaron listas en las 52 provincias, pero no fueron los únicos. También lo han hecho formaciones extraparlamentarias como Vox, (PACMA) o Por un Mundo Más Justo (PUM+J).

En estos días, las juntas electorales han revisado si todas las listas han cumplido los requisitos formales y, en el caso de los extraparlamentarios, si han adjuntado los avales que se requieren (las firmas de al menos el 0,1% del censo). Una de las exigencias que todos deben cumplir es el respeto a la democracia paritaria, que implica que ningún grupo de sexo puede tener más del 60% ni menos del 40% de los candidatos en cada tramo de cinco nombres.