El curso, que ha sido presentado por el director de la Real Academia, , nace con el objetivo de retomar otra iniciativa similar anterior, ‘El patrimonio cultural y su gestión en Toledo’, que tuvo lugar el pasado mes de mayo y contó con una buena participación, según ha informado en nota de prensa la Real Academia.

En esta ocasión se estudiará la interacción permanente entre el turismo en Toledo y el patrimonio a través de “las oportunidades, las realidades y los peligros que supone la llegada de millones de turistas”.

El nivel del curso es divulgativo y está abierto a todas las personas interesadas en el patrimonio cultural de la provincia. Estará compuesto por cinco ponencias. Los dos primeros sábados, 21 y 28 de octubre, el horario será de 10.30 a 13.30 horas, con media hora de descanso entre cada sesión. El último día, sábado 4 de noviembre, habrá una sesión única, a las 11.00 horas.

ACCESO LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO

El acceso a las conferencias será libre hasta completar un aforo de 50 plazas. Se ofrecerá un diploma acreditativo a quienes asistan a las cinco sesiones, si bien para ello será necesario inscribirse gratuitamente, bien antes de que comience el curso, en el correo electrónico academia@realacademiatoledo.es, bien en la propia Academia, al finalizar la primera sesión.

La primera conferencia, el 21 de octubre, a las 10.30 horas, será ‘Omnicanalidad para la sostenibilidad del turismo cultural’, por el profesor en la Facultad de Comercio y Turismo de la y coordinador del Máster de Destinos Turísticos, . Esta primera ponencia analizará cómo el turismo ha pasado, a lo largo de la historia, de ser “un privilegio” a convertirse en “una necesidad”.

A continuación, el mismo día, a las 12.15 horas, disertará sobre ‘El paisaje cultural de los Montes de Toledo’. El conferenciante es especialista universitario en interpretación y gestión de los paisajes culturales para el turismo y el desarrollo local.

En esta ponencia se analizará la comarca toledana de los Montes de Toledo desde el punto de vista de su paisaje cultural, ligándolo a las posibilidades de desarrollo turístico, en paralelo a la conservación del patrimonio cultural y natural de forma integral y unificadora, y como forma de interpretar el pasado y presente.

El sábado, 28 de octubre, a las 10.30 horas, el equipo formado por , y —los cuales integran el estudio ‘Cota 666’— hablará sobre ‘Turismo de trinchera. Socialización de los restos arqueológicos de la Guerra Civil’.

RESTOS ARQUEOLÓGICOS DE LA GUERRA CIVIL

En esta ponencia se abordarán los espacios e iniciativas que durante los últimos años se han desarrollado para dar a conocer los yacimientos y los restos arqueológicos de la Guerra Civil Española, que están empezando a dar como resultado el surgimiento de un nuevo turismo ligado al fenómeno bélico.

Este fenómeno, según la Real Academia, es similar al que desde hace años se desarrolla en otros países europeos, que sacan a España una “gran ventaja” a la hora de revalorizar este tipo de patrimonio cultural y turístico.

‘Problemática y soluciones sobre la accesibilidad pública a los bienes culturales’, por Miguel Ángel Bonache, tendrá lugar ese mismo día a las 12.15 horas.

El conferenciante es diplomado en Conservación-Restauración —en la especialidad de arqueología—, así como restaurador con varios años de experiencia.

En esta ponencia se abordarán las motivaciones fundamentales de salvaguardar los bienes patrimoniales, como una manera de transmitir sus valores históricos, culturales y estéticos a las generaciones futuras, para su conocimiento, estudio y disfrute. Esta misma razón de ser justifica la accesibilidad del público-turista actual a los bienes culturales.

“GENERAR PROBLEMAS”

La última conferencia del curso será ‘¿Nubarrones en el horizonte?’, por José Luis Rubio Rojo, consultor y especialista en desarrollo urbano sostenible y programas europeos de financiación.

En este caso, se abordará el hecho de que el turismo se ha convertido en un fenómeno de masas y todas las previsiones indican que seguirá aumentando durante las próximas décadas, incorporando grupos de personas procedentes de países con, hasta ahora, poca tradición turística.

El desarrollo económico, según ha explicado la Real Academia, tiene que ver con este crecimiento, que a su vez “podría estar generando problemas, cada vez más evidentes, a otros sectores sociales, urbanos y culturales”.