El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha animado hoy a los actuales directivos de las empresas castellano-manchegas a ser los responsables y cómplices del cambio del modelo productivo que necesita la región, que se caracterizará por apostar por la innovación, la digitalización y la internacionalización, así como por aumentar el peso del sector industrial, manteniendo a la vez el importante sector agroalimentario.

Así se ha pronunciado durante la inauguración del foro anual de alumni que organiza la Fundación XXII, en colaboración con el , la escuela de dirección de empresas de la , y que ha reunido hoy a cerca de un centenar de directivos, procedentes de unas 70 empresas.

Ante estos profesionales, Ruiz Molina ha resumido como “positiva” la situación económica de Castilla-La Mancha y ha mostrado su confianza en que seguirá en esa senda en los próximos años.

Como ejemplo del dinamismo económico de la Comunidad Autónoma, Ruiz Molina ha mencionado el Índice de Confianza Empresarial de la región, que, actualmente, es el más alto de España, lo que evidencia que, “tanto desde el punto de vista económico como político, hay un clima de estabilidad, que genera confianza a todos aquellos que tienen que arriesgar su dinero, con el afán legítimo de obtener una rentabilidad”.

“Una rentabilidad que muchas veces decimos que es económica, pero que es complementaria a la del sector público, que lo que busca es una rentabilidad social, porque en la medida en que genera riqueza, ayuda a la cohesión y, por lo tanto, es partícipe de esa rentabilidad social que buscamos desde lo público”, ha resaltado Ruiz Molina.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha resumido esta idea señalando que “lo público y lo privado tienen que ir de la mano en beneficio de los ciudadanos”.

En relación con el foro anual de alumni, que en la edición de este año cuenta con una sesión formativa impartida por el profesor del IESE, , titulada ‘Situación económica de España. Los números gordos para aclararse’, Ruiz Molina ha destacado que contribuye a mejorar la capacidad profesional de los directivos asistentes, lo que les ayudará a tomar las decisiones más adecuadas para el buen funcionamiento y desarrollo de sus empresas.

En este sentido, Ruiz Molina ha valorado que profesionales del ámbito de la dirección empresarial apuesten, a pesar de su escaso tiempo, por formarse, al tiempo que ha puesto de relieve la importancia de que así sea, en la medida en que deben tener una visión global de la empresa.

En el foro anual de alumni, que este año celebra su tercera edición, también han participado el presidente de la y vicepresidente de Globalcaja, ; el director general de Globalcaja, , y la directora de Desarrollo de IESE, .