El Gobierno regional ha iniciado ya la construcción de la nueva rotonda de intersección entre las carreteras CM-5001 y CM-5005 de la Sierra de San Vicente, en la provincia de , destinando a estas obras una inversión de 135.000 euros.

El delegado provincial de Fomento, Jorge Moreno, acompañado por los alcaldes de El Real de San Vicente, Jorge Martín, y de Pelahustán, Ramón García-Soto, junto con técnicos de la Delegación y de la empresa constructora, han visitado los trabajos de ejecución de la nueva glorieta, que canalizará el tráfico y mejorará la seguridad vial en la confluencia de estas dos carreteras de la comarca de la Sierra de San Vicente, que ya han sido totalmente acondicionadas y cuyas obras de ensanche y refuerzo, con una inversión cercana a los 3 millones de euros, fueron recientemente inauguradas por el presidente regional -Page, el pasado mes de septiembre.

Jorge Moreno ha recordado que la realización de esta nueva rotonda, “tal y como se comprometió a ejecutar el propio presidente García-Page durante la inauguración de ambas carreteras”, se enmarca en la segunda fase de actuación ‘Plan Integral de Mejora de las Carreteras de la Sierra de San Vicente’ que “puso en marcha el Ejecutivo regional en la anterior legislatura, con el objetivo de impulsar el desarrollo económico y la generación de empleo en esta comarca, que cuenta con una gran riqueza natural y un importante potencial para el turismo rural, además de contribuir a hacer frente al reto de la despoblación en los pueblos de la Sierra de San Vicente, invirtiendo en la mejora de infraestructuras y de sus comunicaciones por carretera”.

La CM-5001 es una carretera radial que nace en Talavera de la Reina y la comunica con el Valle del Tiétar al sur de la provincia de , pasando por las localidades toledanas de San Román de los Montes, Hinojosa de San Vicente y El Real de San Vicente.

Por su parte, la CM-5005 une transversalmente poblaciones del norte de la provincia de Toledo, como son Escalona, Nombela, Pelahustán y Almendral de la Cañada.

Actualmente, la confluencia entre estas dos carreteras autonómicas es una intersección en cruz con señalizaciones de stop, que ahora mejorará sustancialmente tanto en la fluidez como en la seguridad del tráfico de vehículos una vez que queden conectadas a través de esta nueva glorieta, donde en estos momentos se están llevando a cabo los movimientos de tierras y, tras ello, se ejecutará el nuevo firme y la instalación de su señalización horizontal y vertical.