El Gobierno regional ha valorado “el compromiso y la generosidad” de la Congregación de los Hijos de María Inmaculada (Religiosos Pavonianos) con los Programas de Acogimiento Residencial en colaboración con la Junta de Comunidades, durante los últimos 25 años.

Así lo ha trasladado la directora provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma durante las actividades de formación impartidas a educadores y educadoras procedentes de Francia, Italia, Rumanía y de nuestro país, dentro del proyecto Erasmus + “Después de nosotros” de la Unión Europea, y que tiene precisamente como anfitriones a los religiosos pavonianos de esta Congregación

Este proyecto Erasmus + “Después de nosotros”, con carácter transnacional se celebra entre los días 14 al 17 de octubre, en la ciudad de Albacete, con el objetivo es aumentar las competencias de educadores y educadoras con respecto a los niños, niñas y jóvenes, que se encuentran en acogimiento residencial en sus respectivos países, en tres áreas fundamentales, “la inserción de estos menores en el mundo del trabajo, su relación con la residencia y o vivienda, y la potenciación de sus redes de socialización”, ha afirmado Coloma.

Durante esta visita, la directora provincial de la Consejería de Bienestar Social ha recordado que el Acogimiento residencial es una medida del sistema de protección destinada a niños y niñas hasta 18 años que, de forma provisional o definitiva, deben de estar separados de su familia y que, por diversos factores, no puedan integrarse en los recursos de acogimiento familiar.

Actualmente, ha apuntado Coloma, la gestión del Servicio de las Familias y Menores de la Dirección Provincial de Bienestar Social, ha permitido contar 126 menores que residen en hogares dentro del programa de Acogimiento Residencial.

Entre los objetivos de un programa de estas características, ha destacado la directora provincial de Bienestar Social, “es constituir un entorno de seguridad y protección; potenciar el máximo desarrollo y crecimiento personal en cualquiera de las dimensiones: intelectual, afectiva, social y de salud; integrar a los menores en los principales contextos de socialización de la comunidad, intensificando la utilización de los recursos sociales normalizados; preparar a niños y niñas para conocer y asumir su proyecto de vida e implicarse en el logro de los objetivos establecidos; y la intervención con la familia en beneficio del o de la menor” .

Un Centro de Acogida y Hogares

En la actualidad, la Dirección Provincial de Bienestar Social de Albacete gestiona, directamente o mediante convenio con Entidades sin ánimo de lucro, un centro de primera acogida y 12 hogares con un total de 125 plazas.

“El centro de primera acogida, es el único que existe en nuestra región de titularidad y gestión pública”, ha afirmado Antonia Coloma, añadiendo que en estas instalaciones se valora la situación del menor a su entrada en el sistema de protección, y se establece, en coordinación con el Equipo de Menores, la medida que se considera más estable y permanente.

Tiene una capacidad de hasta 30 plazas y atiende en régimen abierto a menores con necesidades de protección de 0 a 17 años de ambos sexos.

Por su parte los hogares o pisos residenciales, son unidades de convivencia de media y larga estancia en régimen abierto de un número reducido de plazas donde se atienden las necesidades de los menores, de alimentación, vestido, educativas, acompañamiento, etc…

“Están ubicados en la localidad de Albacete en un ámbito residencial y social normalizado, permitiendo así el uso de recursos de tipo educativo, sanitario y social”, ha resaltado Coloma, resaltando que en Albacete actualmente hay 12 hogares, y un total de 95 plazas, gestionados por las entidades; Religiosos Pavonianos, Mensajeros de la Paz, Accem, Bayco, Colabora y Paideia.