El valora que el 83 por ciento de los ayuntamientos de Cuenca consideren “necesario y útil” el Plan Extraordinario de Empleo impulsado por el Ejecutivo liderado por , “puesto que 198 ayuntamientos de distinto signo político han presentado proyectos que buscan la contratación de 1.072 personas”.

Así lo ha subrayado hoy la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, durante la reunión que ha mantenido con la secretaria general de CCOO en Cuenca, María José Mesas Naranjo, así como con la secretaria de organización de UGT en Castilla-La Mancha y presidenta de la Comisión Gestora de UGT en Cuenca, Laura Íñigo Castillo, junto a quienes ha evaluado, entre otros temas, la aplicación de la nueva convocatoria del Plan Extraordinario en la provincia de Cuenca, donde, hasta ahora, se han beneficiado más de 2.000 personas en todas sus líneas de acción.

Como ha detallado, más de 1.000 personas que habían agotado sus prestaciones han tenido un contrato de seis meses, 235 jóvenes han logrado un primer contrato con empresas de, al menos, un año de duración, además de las personas que han accedido al programa ‘Garantía + 55’ o a los incentivos para desempleados de larga duración, entre otros.

La consejera ha explicado que estas cifras se traducen en que “el 82,7 por ciento de estas personas han accedido a un subsidio por desempleo, de modo que, durante 2017, las personas más necesitadas de la provincia recibirán más de 4,3 millones de euros, más del doble de lo que la Diputación se niega ahora aportar, que son 1,9 millones de euros”.

Además, ha recordado que el paro de larga duración se ha reducido prácticamente a la mitad y que la tasa de cobertura por prestaciones se ha incrementado en casi dos puntos, además de que hay más de 3.700 hogares con todos sus miembros activos en paro menos, lo que supone una reducción de más del 61 por ciento.

La consejera ha explicado que “todos estos datos nos muestran el efecto positivo que el Plan está teniendo en la provincia de Cuenca” y ha lamentado que la decisión tomada por la Diputación provincial suponga una situación de agravio comparativo en los ayuntamientos de la provincia de Cuenca con respecto a otros de la región, al tener que afrontar la totalidad de gastos en la provincia de Cuenca, lo que puede afectar a las previsiones de contratación de las personas”.

Como ha resaltado la consejera, “hemos trabajado en un Plan de Empleo mucho más amplio de lo que la Diputación pretende trasladar a la ciudadanía y yo creo que también es el momento de decir que es el 70 por ciento, y no el 4 por ciento como vienen diciendo, lo que la Junta está poniendo en el Plan en todas sus líneas de trabajo, a pesar de que no hemos querido utilizar esto como herramienta porque la ciudadanía y las personas desempleadas de Cuenca no van a entender que entremos en luchas o en disputas, sino que nos pongamos a trabajar”.

Patricia Franco, por último, ha resaltado “el grave error que ha cometido la Diputación de Cuenca al salirse de un Plan Extraordinario de Empleo perfectamente consensuado entre administraciones”, algo que, como ha recordado, “es la primera vez que ocurre en Castilla-La Mancha, y que se ha hecho para evitar la situación de desempleo que se encontró el Ejecutivo regional a su llegada”.

CCOO y UGT creen “errónea” la decisión tomada por la Diputación de Cuenca

Por su parte, la secretaria general de CCOO en Cuenca, María José Mesas Naranjo, ha afirmado que “es necesario poner sobre la mesa algunas cuestiones muy importantes para la provincia de Cuenca, principalmente el Plan Extraordinario de Empleo”. En este sentido, considera que “la decisión que ha tomado la Diputación Provincial de Cuenca es errónea y supone un gran perjuicio para nuestra provincia, pues es una actuación en contra de la gente que más lo necesita, que son los desempleados de larga duración que no tienen ningún tipo de cobertura”.

Por su parte, la secretaria de organización de UGT en Castilla-La Mancha y presidenta de la Comisión Gestora de UGT en Cuenca, Laura Íñigo Castillo, ha afirmado que el sindicato no entiende que no se tenga en cuenta la repercusión económica que conlleva el Plan Extraordinario de Empleo, “que debe tener una continuidad para integrar a las personas otra vez en el mundo laboral, pues cuando hay una capacidad económica repercute en todo, no sólo en esos trabajadores que cobran un salario”.