Siete de cada diez fallecimientos por esta causa, esto es, un total de 1.564 muertes, se han concentrado en seis comunidades, todas ellas costeras. Así, se han registrado un total de 330 fallecidos en Canarias, 319 ahogados en Andalucía, 271 en , 251 en la Comunidad Valenciana, 229 en Cataluña, y un total de 164 en Islas Baleares.

Tras estas, Castilla y es la comunidad de interior que más fallecimientos ha registrado en el quinquenio, con 99 muertes; a la que le siguen con 80, y con 72. Por debajo de ellas están País Vasco, con 70 víctimas mortales; Aragón con 55; con 53; Castilla-La Mancha con 39; Extremadura con 31, y con 26.

Asimismo, en el informe se destaca que el pasado 2019 se ha convertido en el segundo año donde más muertes se han registrado por esta causa en el periodo estudiado, con un total de 440 ahogados, por detrás de 2017 (481 fallecidos) y por delante de 2016 (437). Por otro lado, 2018 fue el único año en que se bajó de los cuatrocientos ahogamientos mortales, pues se contabilizaron 373.

Así, julio es el mes que más muertes ha concentrado a lo largo del último lustro, recogiendo las dos cifras máximas: 95 óbitos en los años 2017 y 2019, y un total de 85 en 2015, lo que suma la cifra de 390 fallecidos en el conjunto de los cinco años.

El tramo de edad de las víctimas con más muertes fue el de 65 a 74 años, con 391; el horario con más fallecidos se situó entre las 12 y las 14 horas, pues 354 se ahogaron en este tramo. En concreto, en el conjunto del lustro, el perfil de la persona fallecida por ahogamiento es la de un hombre (78,8%), de nacionalidad española (72,2%), que perdió la vida en casi la mitad de los casos, el 49,9 por ciento, en una playa o, en cualquier caso, en un espacio o instalación sin vigilancia (83,5%).