Castilla-La Mancha registró durante este verano “caídas dramáticas” en el beneficio de sus establecimientos hoteleros, con cifras de bajada superiores al 10%, así lo ha evidenciado el informe presentado este lunes por la , Exceltur. Según sus datos, se registró una importante disminución del turismo nacional, que ha provocado caídas importantes en los beneficios en zonas de interior de otros territorios como Castilla y León, Asturias y Galicia. En contraposición, el destino con mejor resultado fue Baleares, donde se registró un aumento del 10,5% del RevPar (beneficio por habitación).

La actividad turística se contraerá un 1,2% en 2012, según Exceltur, que revisa a la baja sus estimaciones realizadas en julio, cuando cifró en un 0,6% la caída del sector turístico para este ejercicio, si bien habrá un repunte de la demanda extranjera que beneficiará a Canarias.

Exceltur ha justificado este descenso, pese al aumento de turistas extranjeros, ante la ralentización de la demanda nacional —con una caída estimada del 2,9%—, el incremento de las tasas aeroportuarias, la subida del IVA del 8% al 10% aplicado al sector y el efecto de un menor número de plazas del IMSERSO, lo que hace que las previsiones del sector sean más pesimistas.

“El buen comportamiento experimentado en verano por la demanda extranjera hacia España no ha permitido compensar la caída del consumo turístico de los españoles”, ha explicado el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, , en una rueda de prensa para hacer balance del verano y avanzar las previsiones del cierre del año.

Exceltur prevé un crecimiento al cierre del año de un 0,8% del PIB atribuible a los ingresos del exterior (estiman que se superen los 43.500 millones de euros en divisas) que sin embargo no podrá compensar con al caída estimada del 2,9% de la parte correspondiente a la demanda española.

UN MAL VERANO

En cuanto al tercer trimestre, la actividad turística registró un retroceso del 1,8% a pesar de que se han registrado valores récord en las pernoctaciones de turistas extranjeros que se sitúan en máximos de la última década. Así el 59,2% de los empresarios reconoce que han registrado un descenso en sus ventas y el 72,1% obtuvo un peor resultado económico.

Así, durante los meses de verano acentuaron las diferencias de la demanda extranjera, principalmente en las zonas del litoral, que ha funcionado mejor, como Baleares y Cataluña, con importantes crecimientos, frente a la demanda nacional, debilitada sobre todo en zonas de interior.

Zoreda explicó que en septiembre, primer mes de aplicación del nuevo IVA, la sobreoferta estructural, unido a la debilidad de la demanda, han impedido trasladar la subida al comprador final de tal forma que las empresas turísticas tuvieron que asumir el 76,4% de su subida, reduciendo aún más sus márgenes.

Exceltur asegura que la demanda extranjera se vio beneficiada por la aparición de nuevas tensiones geopolíticas en Egipto y la mejora del turismo ruso que creció un 34,2% y el resurgir del turismo británico.