Los trabajos de mantenimiento serán acometidos por Irvia, la sociedad conjunta de las dos compañías, en la que el fabricante ferroviario controla el 51% del capital y Renfe, el 49% restante.

En concreto, el contrato supone renovar por otros cuatro años, con posibilidad de prórroga por uno más, el mantenimiento de los trenes de Cercanías. En este parque de vehículos figuran cuarenta unidades de Civia y otros 19 de doble piso.

Asimismo, Alstom se encargará junto con Renfe del mantenimiento de quince trenes lanzadera, que en su día fabricó la multinacional gala y actualmente la operadora utiliza para prestar servicios por las vías de Alta Velocidad desde a las ciudades de Ciudad Real, , , y .