Así, ha indicado que el empleo de las personas extranjeras en Castilla-La Mancha “está muy ligado a las campañas agrícolas, y que para las campañas agrícolas las personas extranjeras son fundamentales”.

Según ha informado el sindicato en nota de prensa, la agricultura es una actividad económica esencial para la región, generadora de riqueza y la base de la economía de muchos municipios “que además se están viendo afectados por la despoblación”.

Según los datos publicados por el , , la afiliación de personas extranjeras en marzo en Castilla-La Mancha ha bajado por segundo mes consecutivo en 1.013 personas.

“Contrasta el incremento que registra la aportación al Producto Interior Bruto (PUB) regional o a las exportaciones la agricultura con la precariedad laboral tan extendida en este sector en el que se produce de manera muy clara un reparto injusto de la riqueza generada”, ha denunciado Castellanos.

Para el sindicato esto se ve en Cuenca, donde la agricultura supone el 14 por ciento del provincial y en la que se existe el mayor PIB per cápita regional (19.900 euros al año), al tiempo que es la provincia con los salarios más bajos de toda Castilla-La Mancha.

En Guadalajara, en cambio, la agricultura apenas aporta un 3 por ciento al PIB provincial, ya que su PIB per cápita está en la parte media de la región (18.255 euros al año), pero presenta los niveles salariales más altos de Castilla-La Mancha.

El medio rural se enfrenta a un problema de despoblación, aunque según el último padrón, la población en Castilla-La Mancha ha crecido en 2019, pero si se analizan los datos se observa que todo el incremento se debe al aumento de la población de nacionalidad extranjera que supera el descenso registrado por la población de nacionalidad española.