“En las unidades de conversión, el resto de proyectos están enfocados a incrementar la seguridad, la fiabilidad y la competitividad de las instalaciones”, señala la compañía en nota de prensa.

Repsol ha preparado un “ambicioso” plan que contempla, entre otras acciones, la formación específica a todos los participantes en la parada y la integración de los técnicos de seguridad de las empresas contratistas en un grupo específico formado por profesionales de la seguridad con amplia experiencia.

Para el desarrollo de los trabajos se han contratado los servicios de 19 empresas auxiliares, especializadas en el sector industrial. La mayoría son de la comarca de Puertollano, subraya Repsol.

A lo largo de mes y medio, se realizarán trabajos de mantenimiento programados en más de 170 equipos y se llevarán a cabo más de 390 inspecciones en diferentes unidades. Está previsto que participen esta parada alrededor de medio millar de personas.

INVERSIONES

Según la empresa, las inversiones más relevantes que se van a realizar durante esta parada permitirán mejorar la eficiencia energética de las unidades así como garantizar su competitividad para un nuevo ciclo productivo.

Algunos ejemplos de estos proyectos son la instalación de un nuevo sistema de precalentamiento de aire al horno de la unidad de crudo y la sustitución del aislamiento actual de los hornos de reformado catalítico por fibra cerámica, “lo que permitirá reducir considerablemente las pérdidas de calor a través de las paredes del horno”.

Repsol puso en marcha su primer plan específico de reducción de emisiones de CO2 en 2006. “Desde ese año la compañía ha disminuido sus emisiones en 5 millones de toneladas de CO2, básicamente a través de medidas de eficiencia energética”, subraya.

DIGITALIZACIÓN

La digitalización será otro de los objetivos de esta parada, ya que se pondrá en marcha, por primera vez en el complejo industrial de Puertollano, la herramienta digital Supervisor Taks Paradas. Esta app permitirá a los supervisores trasladar en tiempo real el seguimiento de la ejecución de trabajos y el estado de las inspecciones reglamentarias que se lleven a cabo en cada uno de los equipos, mejorando así los procesos y la calidad de los trabajos, además de agilizar las tareas.

El Complejo Industrial de Repsol en Puertollano inicia esta parada programada dentro del plan de optimización llevado a cabo por Repsol en todos sus centros industriales, principalmente en 2019.

El objetivo de este plan ha sido asegurar la “máxima disponibilidad” de sus instalaciones ante las nuevas regulaciones del tráfico marítimo, conocidas como IMO 2020, que limitan el contenido de azufre en los combustibles de los buques.