Ayudar a las personas mayores a recordar experiencias pasadas favorece la estimulación de la memoria, cuyo deterioro natural por el envejecimiento o por el desarrollo de patologías neurodegenerativas como el Alzheimer, hace que compartir los recuerdos de juventud sea una de las mejores terapias para conservar las capacidades cognitivas.

Bajo esta premisa nace el libro ‘Historias de antes que estimularán tu mente ahora’, una recopilación de cuentos basados en las experiencias de los usuarios de la residencia de mayores ‘Virgen de Peñarroya’ de Argamasilla de Alba (Ciudad Real).

Sus autoras , , y son profesionales del Servicio de Mancha en la Gerencia de Atención Integrada de , que aportan la visión desde sus ámbitos de trabajo en el centro como enfermera, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional y psicóloga, respectivamente.

La unión de las historias de los mayores junto a sus aportaciones especializadas hacen del libro una herramienta de trabajo útil y práctica, que “ayude al lector a conservar sus capacidades cognitivas, evitando su deterioro en la medida de lo posible y hacerle pasar un buen rato”, ha explicado Irene Sánchez, directora de la residencia y experta en Geriatría y Gerontología.

Con el envejecimiento se puede ver deteriorada la memoria inmediata, aunque queda preservada la memoria remota donde se almacenan los recuerdos pasados.

Las personas, principalmente las afectadas por algún tipo de demencia, tienen más fijada la memoria de su juventud al tratarse de recuerdos muy aprendidos, fijados y repetidos o con un especial significado emocional o personal. Por este motivo, las historias que aparecen en el libro “se basan en hechos sucedidos en la juventud de las personas mayores que a día de hoy les traen muchos recuerdos”, ha subrayado otra de sus autoras Carmen Castillo, que defiende la importancia de la Educación para la Salud en la tercera edad.

La recopilación es estas experiencias es fruto del trabajo diario de estas cuatro profesionales que han adaptado a formato de cuento las historias que narran los residentes del centro. “Ha sido un ejercicio muy estimulante para ellos y también para nosotras a nivel profesional porque nos ayudan a innovar en nuestro campo y crecer de la mano de las personas a las que cuidamos día a día”, ha añadido Irene Sánchez.

El proceso ha durado algo más de un año porque una vez reunidos todos los cuentos, empezaron a diseñar ejercicios cognitivos útiles para ellos, adaptando los distintos grados dificultad al nivel de respuesta del usuario del centro, ha explicado.

“Todo surge por iniciativa propia con la mirada puesta en el beneficio de las personas mayores y en que sirva como herramienta de trabajo para profesionales de otros centros”, ha subrayado la enfermera María Carmen Ocaña.

Por eso, cada cuento tiene un apartado de curiosidades que ayuda al lector a recordar los hechos que se narran en la historia, así como una serie de actividades de diferentes niveles de dificultad que se podrán realizar en casa o bien en grupo, en el caso de ser usuario de algún centro de día o residencia de mayores.

“Lo ideal es disfrutar en primer lugar de la lectura de cada cuento para seguidamente realizar las preguntas y actividades que se proponen”, ha indicado Ocaña, enfermera especializada en Urgencias y Emergencias.

La técnica de la reminiscencia

Redactar un cuento a partir de los recuerdos de los mayores implica para ellos un ejercicio de memoria que desde un punto de vista psicológico denominan técnica de reminiscencia, ha explicado Elena Benito, coautora del libro y psicóloga especializada en Neuropsicología.

La reminiscencia es una técnica que favorece la evocación de recuerdos y sucesos del pasado de la persona conectándolos con el presente, y estimula la expresión de vivencias pasadas así como la capacidad de autorreconocimiento. Mediante esta forma de trabajo pretenden “mantener el pasado personal y perpetuar la identidad de la persona”. Es una técnica muy completa ya que utiliza la estimulación, la comunicación, la socialización y el entretenimiento, ha añadido Benito.

No obstante, se trata de una técnica que también es importante adaptar a cada persona y que resulta apropiada en fases leves y moderadas de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, así como en el caso de usuarios con deterioro cognoscitivo inicial o pérdidas de memoria asociadas al envejecimiento normal.

Día del Alzheimer

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Alzheimer, las autoras aprovechan la efeméride para presentar el libro en el centro de Día ‘San Rafael’ de Tomelloso que será el punto de partida de un ciclo de divulgación por residencias de mayores y centros especializados en el cuidado de personas de la tercera edad.

“Ya en octubre se presentará en Argamasilla de Alba y contamos con la colaboración de varias papelerías y asociaciones como la (AFA) y el ‘Alöis’ de Ciudad Real para la distribución y puntos de venta de la obra”, ha añadido Irene Sánchez.