Así lo asegura Ildefonso, encargado del restaurante toledano ‘Locum’, que señala que “es habitual llenar” durante la Nochevieja y que, en este año, las reservas “se completaron en apenas 15 días”. De igual forma, Quico Pérez, propietario del mesón ‘Nazareno y Oro’ de Cuenca, afirma que la gente “cada vez come menos en casa”.

En cuanto a la carta, la mayoría ofrece un menú cerrado, que en algunos casos permite elegir entre varios platos. Entre los más destacados, los habituales: mariscos, cordero, cochinillo y algún pescado. Sin embargo, todos, en mayor o menor medida, apuntan que, aunque siguen una misma estructura, intentan variar los platos cada año.

De entre toda la variedad, algunos hosteleros tienen claro cuáles son los que más éxito tendrán este 31 de diciembre. , del restaurante ‘Las Rejas’ de Albacete, destaca su capón acompañado con peras, mientras que Elvira, de ‘El Chuletero’ de del (Cuenca), recomienda para este año la paletilla de cordero lechal.

Respecto al tipo de persona que suele acudir a estos restaurantes a pasar la última noche del año, todos los establecimientos coinciden en que su clientela para la ocasión suelen ser grupos habituales que acuden a despedir el año en el mismo lugar cada ejercicio.

Pero la composición de esos grupos suele variar en función del restaurante. Mientras que, por un lado, la mayoría, como el hotel-restaurante ‘Casa de la Torrecilla’ de (Ciudad Real), tiene grupos “pequeños” y básicamente familiares, hay algún otro, como el restaurante ‘El Anticuario’ de Talavera de la Reina (), que recibe “grandes grupos de amigos de toda España”.

Además, hay locales que deciden despedir el año con un toque personal que los distinga de la mayoría. Así, en ‘Nazareno y Oro’ la entrada al nuevo año se marca con doce golpes con un cazo y una olla y en ‘Las Rejas’ las campanadas se realizan con una sartén y un mortero.

EN REYES, CLIENTELA DISTINTA Y MENÚS MÁS LIGEROS

Sin embargo, para la noche de Reyes, la idea es distinta y los hosteleros ofrecen otro tipo de servicios más adecuados a los clientes que suelen recibir y con un precio más económico. Es una noche que, según comentan, “va animándose año tras año”.

Para esta velada, la clientela suele cambiar. En esta ocasión, según cuenta , del ciudadrealeño ‘Torreón de la Fuensanta’, hay “más grupos de amigos o grupos de varias parejas”, algo en lo que están de acuerdo otros como ‘Nazareno y Oro’ y ‘El Chuletero’, que también destacan la presencia de más gente joven.

En cuanto al menú, el dueño de ‘El bodegón de Sancho’ de Guadalajara, Abraham, destaca “una crema de nécora ideal para los cuerpos tocados” por las comilonas navideñas. La misma idea tienen en ‘Torreón de la Fuensanta’, que ofrece un menú “más ligero y barato, acorde a los últimos coletazos de la Navidad”.

Mientras, algunos como ‘Nazareno y Oro’ directamente prescinden de menús impuestos y optan por ofrecer su carta como en cualquier otro día, algo que también hacen en ‘El Chuletero’.