El diputado provincial de Cultura, Francisco Javier Doménech; el alcalde de Huete, ; y la alcaldesa pedánea, , han visitado el lugar junto con los correspondientes técnicos para la elaboración de los estudios previos del retablo. Una visita que, según Doménech, es la antesala a la próxima instalación de los andamios necesarios para iniciar los trabajos de restauración propiamente dichos y que se llevará a cabo en unos días, según ha informado la Diputación conquense en nota de prensa.

El diputado de Cultura ha subrayado que esta intervención es una muestra más de la “firme apuesta” de la Diputación por la recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico-artístico de la provincia como una manera no solo de preservar la historia y seña de identidad de sus pueblos sino también de potenciar su atractivo de cara al visitante.

Es por ello que, además de las más de 80 actuaciones en patrimonio realizadas en los últimos ochos años con una inversión superior a los 20 millones de euros, la Institución provincial ha puesto en marcha ahora un Plan Especial de Restauración de Obras de Arte con el que se prevé acometer la recuperación de siete retablos, algunos de ellos de alto valor artístico de los siglos XVI, XVII y XVIII, con una inversión de 300.000 euros, financiada en un 75 por ciento por la Diputación y en el 25 por ciento restante por el Obispado a través de las parroquias beneficiadas.

Plan en el que se ha incluido este retablo del siglo XVI de Valdemoro del Rey, cuya recuperación supondrá una inversión superior a los 35.500 euros, a la que habrá que sumar, con cargo a la Diputación, la restauración de las cuatro pinturas sobre tabla de los Gozos de la Virgen, pertenecientes a este retablo, y de la que se encargará el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

Y es que la intervención de Da Vinci Restauro en el Retablo Mayor de la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel se va a centrar exclusivamente en la recuperación del relieve de la Coronación de la Virgen y la mazonería, es decir, la estructura del retablo, siempre bajo la supervisión de los técnicos de la Diputación.

Esta obra del siglo XVI, que se encuentra ubicada en la cabecera de la nave de la iglesia parroquial de Valdemoro del Rey, es un retablo dorado y policromado de dos cuerpos y ático, dividido por columnas clásicas en tres calles en las que se encuentran cuatro pinturas sobre tabla con escenas de la vida de la Virgen y hornacinas con veneras sin imágenes conservadas. En la calle central se han colocado en época posterior dos lienzos de gran tamaño con escenas de santos religiosos u oferentes y en el ático un gran relieve representando la coronación de la Virgen, flanqueado por grutescos, y sobre él un lienzo del que no se distingue la imagen.

En el banco hay una arcada con relieves de los apóstoles en hornacinas, que da paso a un sotabanco muy modificado de paneles marmolizados. El altar es de nueva factura pero a ambos lados se conservan sendos pedestales que podrían corresponder a la estructura original.

Un retablo cuya autoría se atribuye al entallador (1532-1578), mientras que las obras pictóricas del mismo corrieron a , Tomás y , , , y .

PRESENTA UN ESTADO MUY DEGRADADO

La obra presenta un estado de conservación muy degradado, habiendo sufrido además distintos daños durante la guerra. No en vano, el relieve del ático presenta una importante grieta estructural, además de burdos repintes que ocultan la policromía original, mientras que las pinturas sobre tabla acumulan mucha suciedad hasta el punto de no distinguir las imágenes, además de algunos desprendimientos de la policromía.

En cuanto a los daños en la mazonería o estructura del retablo, existe abundante suciedad superficial, levantamientos importantes de dorado y policromía, numerosas modificaciones estructurales en la calle central y sotabanco, incorporaciones de lienzos, grietas y pérdidas de soporte y repintes.

Ante esta situación, la restauración se va a centrar en el tratamiento de los levantamientos de dorado y policromía para evitar más pérdidas, así como en la posterior reintegración cromática de las lagunas necesarias para conseguir una presentación armónica de la obra.

De la misma manera, se corregirán aquellas grietas que corran peligro de agravarse con el paso del tiempo, se fijarán las piezas desprendidas, se reconstruirán las pérdidas volumétricas en las zonas más visibles y se eliminará la suciedad y los repintes de baja calidad de toda la mazonería y del relieve del ático, así como se desmontará este último para realizar un adecuado tratamiento en la trasera que solucione la grieta que lo recorre.

En definitiva, con esta intervención, que se acometerá ‘in situ’ en la iglesia de Valdemoro del Rey, junto con la que llevará a cabo el sobre las cuatro pinturas sobre tabla de los Gozos de la Virgen, se devolverá a esta joya renacentista su esplendor de antaño para el disfrute de vecinos y visitantes.