Se trata de la revista oficial de la Asociación de Cardiovascular y Pulmonar (AACVPR) y la y Rehabilitación (CACPR), ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.

El trabajo, titulado ‘Type 2 diabetes mellitus, glycated hemoglobin levels, and cardiopulmonary exercise capacity in patients with ischemic heart disease’, ha sido coordinado por el doctor Espliguero y ha contado con la participación de facultativos de los servicios de , Rehabilitación, y Medicina Intensiva.

En concreto, han participado los doctores María Viana, , y , además del propio Ramón Arroyo, por parte del servicio de Cardiología. También han colaborado en el mismo la doctora Henar Álvaro, del servicio de Rehabilitación, los doctores por parte de Medicina Intensiva y Izquierdo del servicio de Neumología y, finalmente, el doctor , del servicio de Nefrología del Universitario de Ciudad Real.

AFECTACIÓN CARDIACA

Este estudio analizaba la capacidad física de pacientes con enfermedad coronaria mediante una prueba de esfuerzo con consumo de gases denominada ergoespirometría, al inicio del programa de Rehabilitación Cardiaca, y viene a confirmar la afectación cardiaca y pulmonar que se produce en la diabetes mellitus y el efecto que un mal control de la glucosa tiene sobre la eficiencia ventilatoria.

Los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 presentaban una reducción significativa de la capacidad aeróbica y una alteración de la relación ventilación-perfusión, siendo éstos parámetros de la función cardiaca y pulmonar.

Así, los resultados sugieren que la diabetes mellitus reduce la capacidad física al causar un daño directo cardiaco y pulmonar. Asimismo, se observaba que el mal control de la glucosa en los pacientes diabéticos empeoraba aún más su capacidad física al deteriorar la mecánica ventilatoria.

El estudio confirma, así, que el pulmón debe considerarse un órgano diana de la diabetes mellitus, del mismo modo que se considera el corazón o el riñón como órganos que reaccionan ante esta enfermedad. El efecto perjudicial de la diabetes mellitus es aparentemente leve sobre el pulmón, salvo en aquellas situaciones en que se produce un aumento de la actividad física, en las que el daño se pone de manifiesto al producir una significativa disminución de la capacidad física.

Este trabajo se enmarca en la línea de investigación clínica iniciada por la doctora Giovanna Uribe en la Unidad de Rehabilitación Cardiaca, unidad con la que cuenta el Hospital Universitario de Guadalajara desde el año 2015.

Actualmente se han analizado, y en muchos casos confirmado, las hipótesis que surgieron con el trabajo que acaba de publicarse. Muchos de estos trabajos han sido presentados en los principales congresos nacionales e internacionales de la especialidad, como los organizados por la Sociedad Española de Cardiologia y la European Society of Cardiology.

“Los resultados de dichos trabajos pueden ayudar a entender los mecanismos implicados en el daño cardiaco y pulmonar que presentan los pacientes con diabetes mellitus”, ha señalado el doctor Arroyo.

Igualmente, podrían explicar la falta de respuesta a los programas de rehabilitación cardiaca en un alto porcentaje de pacientes con diabetes mellitus y a establecer para ellos programas más intensivos de entrenamiento físico y de control de factores de riesgo.

Ramón Arroyo ha valorado, igualmente, el carácter multidisciplinar del trabajo, “imprescindible para el análisis de los resultados y en el planteamiento de las nuevas hipótesis de trabajo que se abren a partir de ahora”. “La puesta en común de conocimientos y habilidades mejora significativamente los resultados de cualquier trabajo científico o asistencial”, ha concluido.