“Si su idea es mantener los trasvases existentes, nos tendrá en su contra”, han insistido en nota de prensa los ribereños, que han indicado que no les atañen los intereses políticos “o los juegos de tronos en la Región de ”, sino sus municipios, vecinos, embalses, el río Tajo, el Ebro y el Mar Menor.

“Cualquiera que quiera contar con nuestro apoyo para llegar a un acuerdo, tiene que empezar por sanear la parte podrida: el modelo de sobrexplotación de recursos de la agricultura industrial del Levante”, han reclamado.

“Basta ya de enfrentar comunidades autónomas y de generar artificialmente guerras del agua que sólo tienen una motivación: seguir hinchando la burbuja de la agricultura industrial, un negocio hormonado con subvenciones públicas que sólo es sostenible con el dinero de todos los españoles y el sacrificio de nuestros municipios, a los que han relegado a la miseria”, han insistido los ribereños, que mantienen que la solución no pasa por más trasvases, propios o del Ebro, “pasa por intervenir y sacar a la luz toda la podredumbre que ha multiplicado hectáreas de regadío y suelo urbanizado al calor de los desmedidos intereses económicos de unos pocos”.

“En Murcia se lleva practicando un atentado ecológico en connivencia con el gobierno del PP desde hace décadas que, cuando se destape, será objeto de estudio en los libros de historia; el Mar Menor no es más ya que la cara que refleja la miseria de sus gobernantes. Pero, cada vez más, son los propios murcianos los que se dan cuenta”, han concluido.