El portavoz de Economía y Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes Regionales, , ha denunciado hoy que los presupuestos regionales para 2020 solo van a servir para el “autobombo” de Page con más gasto corriente, más endeudamiento, escasa inversión y más presión fiscal.

Así se ha pronunciado Rodríguez, en la rueda de prensa previa a la comisión parlamentaria de Economía y Presupuestos, donde ha lamentado que el Gobierno regional está llevando a la economía de Castilla-La Mancha “cuesta abajo” y lejos de “llevar el pie en el freno lo lleva en el acelerador”, ha apuntado.

En este sentido, el dirigente popular ha asegurado que existen datos que avalan esta afirmación como la tardanza de hasta 60 días del pago medio a proveedores, y ha asegurado que en junio de 2015 cuando llegó al Gobierno de nuevo el PSOE se encontró que el pago a proveedores era de 16 días.

Por eso, ha preguntado al consejero si el Gobierno regional ya ha sido advertido por el ministerio de Hacienda por superar el plazo máximo de 60 días previsto en la Ley Órgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

Además, Rodriguez ha advertido que en 2019 Castilla-La Mancha incumplirá el objetivo de estabilidad presupuestaria del 0,1 por ciento del PIB, con un riesgo alto de incumplimiento de la regla de gasto, así como que la deuda asciende a 15 mil millones de euros, lo que supone el 35,3 por ciento del PIB y 10 puntos por encima de la media nacional.

También, ha recordado que cuando los socialistas llegaron al Gobierno en el año 2015 la cifra se situaba en 13.400 millones y desde entonces la deuda no ha parado de “incrementarse” año tras año.

De esta manera, el portavoz de Economía del GPP, ha indicado que el presupuesto contará con 1.300 millones de euros más que en el ejercicio anterior a pesar de la situación de desaceleración y recesión económica.

Por ello, ha denunciado que el presupuesto “cuadra el círculo del desastre” con más endeudamiento – 2.500 millones de euros-, menos inversión – con una subida de solo 30 millones-, y más presión fiscal – 490 millones-.

Así, Rodríguez ha preguntado al consejero de Hacienda cómo prevé recaudar, en un escenario de futura crisis económica, 490 millones de euros más en impuestos, por lo que todo apunta a que el Gobierno regional tiene previsto subir los impuestos a los castellano-manchegos.

Por último, ha señalado que, tras analizar los presupuestos de 2018, dejan “a las claras” una mala previsión en términos generales en cuanto a la disposición de los ingresos y los gastos y mucho nos tememos que lo mismo ocurrirá con el proyecto de presupuestos de 2020.