En rueda de prensa, Romero, por otro lado, ha dicho no sentirse afectada directamente por unos hechos ocurridos durante la campaña de 2007, cuando ella estaba al frente del partido en la provincia.

La también vicepresidenta cuarta del Congreso ha señalado que en el caso de Valdepeñas se remitía a la rueda de prensa del presidente provincial, , en la que este jueves anunció la suspensión de De la Torre como presidente local y como militante del partido.

Romero ha señalado que el PP está actuando con “contundencia” en este caso, lo mismo que ha sucedido con el exministro de Industria, , sobre el que ha dicho que no había ninguna imputación ni ninguna investigación.

Según ha apuntado, no puede decir lo mismo del PSOE de la provincia, recordando que al anterior alcalde de , , lo mantuvieron “hasta el último minuto”, pese a estar imputado de un delito.

En todo caso, ha señalado que no quería que sus declaraciones se entendieran como un “y tú más”. “Lo que debemos hacer todos es actuar con contundencia en cualquier caso donde pueda no estar clara la honorabilidad y la actitud honesta de cualquier miembro de un partido”, ha dicho.

“Lo que sí me da pena —ha añadido— es que haya políticos que se dedican, y les pagan por ello, simplemente, para que estén insultando todo el día”.

Romero se refería a la portavoz del PSOE en las Cortes, y secretaria de Organización en Ciudad Real, , que “este jueves salía porque está recibiendo un sueldo de las Cortes, para, en la mayoría de los casos, insultar, mentir o tergiversar las cuestiones que afectan al PP”.

En, este sentido, ha agregado que “si ella misma, desde fuera de la política, si viera a lo que se dedica, le daría vergüenza”. “A mi —ha añadido—, me da mucha tristeza porque esa labor hace mucho daño a la clase política”.

NO AFECTADA

Rosa Romero, en todo caso, ha señalado que no se siente afectada por el caso de Valdepeñas, pese a la petición de responsabilidades del PSOE por ser la presidenta del partido cuando ocurrieron los hechos.

“Lo que pasa —ha indicado— es que yo soy muy atractiva para los socialistas y si pudieran achacarme la muerte de Manolete, lo harían y sería fantástico para ellos. Pero, en este caso —ha concluido— “es tan ridículo que no tiene ningún sentido”.