La subdelegada del Gobierno ha explicado que fue una de las primera peticiones que le hicieron cuando llegó el pasado mes de junio a su puesto y que tomó en consideración porque le pareció muy importante “mejorar la seguridad” de esta zona. Además, ha añadido que han elegido esta fecha pues este viernes comienzan los Carnavales, unas jornadas en las que el trasiego entre ambas localidades aumenta con motivo de esta celebración. “A la luz del Carnaval, hemos querido unir la luz real”.

En este sentido ha querido aclarar que esta no será solo para los días de Carnaval sino que se mantendrá su uso como estaba antes de que en septiembre de 2010 se procediera a apagarse como parte del Plan de Austeridad propuesto por el gobierno para combatir la crisis. Y es que, ha añadido, desde el Gobierno central se adquirió el compromiso que una vez dado por finalizado el Plan de Austeridad se procedería a volver a iluminar esos tramos que se apagaron en este momento y ha puesto como ejemplo algunos tramos en Guadalajara que han vuelto a tener luz, al tiempo que ha manifestado que se está trabajando por volver a iluminar otros tramos que permanecen apagados en la provincia.

Ha destacado que se ha podido hacer realidad en un corto espacio de tiempo gracias al buen entendimiento entre las administraciones y el mantenimiento de continuidad que se ha realizado en la infraestructura, además de una puesta a punto final.

Finalmente ha hecho repaso de otras inversiones que se están haciendo en la provincia por parte del Gobierno central a pesar de no haber sido aprobados unos presupuestos que podría “haber dejado en la provincia 197 millones de euros, 91 millones más que en los presupuestos de 2018”.

Así, se ha referido a la licitación de los trabajos de mantenimiento de la línea de Alta de Velocidad, las obras de emergencia de N-430 “que están prácticamente terminadas” o los 472 millones de inversión en la línea -, dentro del proyecto del Corredor Atlántico. Herreros ha manifestado que aunque haya convocadas elecciones “el Gobierno no está en funciones y continuará con los proyectos ya anunciados.

UNA RECLAMACIÓN INSISTENTE

La alcaldesa de Ciudad Real ha calificado al día de “positivo”, ya que ha sido una reclamación que desde las dos localidades se ha realizado de manera insistente, y ha añadido que se ha pasado de un “que castigaba a Ciudad Real” a uno “que quiere a esta ciudad y que cuando se habla de seguridad y conexión entre Ciudad Real y Miguelturra ha tenido sensibilidad e inteligencia de apostar por estas dos ciudades”, mientras que desde el anterior Gobierno “todo fueron excusas y alegaban que los trámites eran complicados”. En cambio, “ahora es una realidad”.

Zamora no descarta asumir en un futuro a los gastos de consumo que genere esta infraestructura. Lo que “no se puede asumir son competencias que no son nuestras”, ha contestado a pregunta de los medios.

La alcaldesa de Miguelturra se ha expresado en similares términos y es que en palabras de Sobrino era una reclamación de hace muchos años, pues “carnaval tras carnaval” soñaba que se hiciera realidad, por lo que ha recalcado que “es fundamental” debido a que hay mucha gente que se desplaza entre los dos municipios, especialmente durante estos días. Ha querido agradecer la sensibilidad de la subdelegada con “una necesidad acuciante que no podíamos esperar más tiempo”.

PASARELA PEATONAL

Ambas alcaldesas han manifestado que no renuncian al proyecto de la pasarela peatonal entre ambos municipios y Zamora ha insistido que los arreglos que se están haciendo en el camino de Peralbillo no quiere decir que se esté renunciando a la Pasarela sino que es una “vía más rápida”. Ha explicado que la pasarela está en el Plan de Modernización, que los estudios están hechos y que hay “proyectos que van más rápidos que otros”.

Por su parte, Sobrino ha mantenido que “es un proyecto al que no se renuncia porque es fundamental para lograr una comunicación entre ambos municipios de manera más sana y respetuosa con el medioambiente”.

Finalmente, la subdelegada del Gobierno ha manifestado que se trata de un proyecto complicado porque entran en juego varias titularidades, a lo que se une que uno de los mayores escollos es que este tipo de infraestructura debe respetar en mayor medida el medio ambiente, aunque ha recalcado que se sigue trabajando para que pueda ser una realidad.