Durante la toma de posesión de la magistrada , Rouco ha señalado igualmente que España “tiene muchas asignaturas en esta dirección” y considera que desde su posición solo puede “anhelar por una estabilidad que permita decisiones que puedan hacer que el poder judicial y otros ámbitos de la sociedad cumplan con las misiones regulares que corresponden”.

Ha señalado que “como muchos pilares” de la sociedad o de la economía y ámbito institucional, “el poder judicial requiere de decisiones de los distintos poderes del Estado” ya que asegura que tiene una “permanencia asegurada por la singular configuración del mismo” aunque en su cúspide hay un órgano que está llamado a ser “remodelado” cuando se den las circunstancias necesarias.

“Formamos parte del poder judicial”, ha indicado sobre su posicionamiento sobre la situación política, y considera que desde dicha profesión “no se opina sobre el poder particular”. Así ha asegurado que el poder judicial “está de acuerdo con la constitución para juzgar y hacer ejecutar lo juzgado y así asegurar el estado de derecho”.

Por ello, ha querido añadir, sin posicionarse, que para poder realizar el trabajo se necesita de la “toma decisiones, de orientaciones, de apoyos y de presupuestos” igual que otros ámbitos y que para cualquier estamento social la “estabilidad política” con una vocación de duración y no meramente coyuntural sería “muy importante” dicha estabilidad.