A preguntas de los medios en con motivo de la presentación de la Memoria Judicial del TSJCM del año 2015, Rouco ha explicado que este asunto “estaba pendiente de la resolución de unos recursos contra unas decisiones del instructor sobre unas determinadas diligencias de prueba que él había denegado y había recurrido el fiscal y una de las acusaciones”.

En este sentido, ha señalado que la Audiencia Provincial de Cuenca estimó este recurso y ordenó que se practicaran esa actuaciones, por lo que ha deseado que se aplique la “mayor celeridad” en la resolución de esas diligencias de prueba.

En concreto, ha señalado que una de esas diligencias de prueba es una comisión rogatoria “porque es un ofrecimiento de acciones a una persona que estaba vinculada matrimonialmente o con una relación de parentesco o de hecho con una de las víctimas”. “Entonces, hay que hacerle el ofrecimiento de acciones y una comisión rogatoria a Rumanía”, ha agregado.

Según ha manifestado el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, la instrucción de este caso “es compleja” y hay actuaciones basadas en pruebas indiciarias que “es necesario acumular cuidadosa y delicadamente”. “Es deseable además que se haga con rigor procesal”, ha concluido.