Ruiz Molina así lo ha manifestado durante el acto de entrega de los VIII Premios a la Excelencia y a la Calidad en la Prestación de los Servicios Públicos en Castilla-La Mancha, que ha tenido lugar en la Escuela de Administración Regional de , con la asistencia de cerca de 200 personas, según ha informado la Junta en nota de prensa.

En esta octava edición se han presentado un total de 24 candidaturas, que provienen tanto de la Administración regional como de la local y que aglutinan a cerca de 200 empleadas públicas y empleados públicos de Castilla-La Mancha.

Ruiz Molina ha mostrado el agradecimiento, en nombre del Gobierno regional, a cada uno de los miembros de las candidaturas que han optado a estos galardones, ya que demuestran que “son muchas las personas involucradas y con interés en presentar proyectos para mejorar la prestación de los servicios públicos a la ciudadanía”.

“De ahí el reconocimiento que desde el Ejecutivo regional queremos hacer a todos aquellos que, considerándose servidores públicos, su mayor interés es el de hacer las cosas de la mejor manera posible para, con ello, mejorar la calidad de vida de la ciudadanía”, ha añadido Ruiz Molina al respecto.

Por parte de la Administración regional, ha explicado el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, el reto es la modernización de los servicios públicos, dotándolos de mejores medios materiales y, fundamentalmente, de mejores recursos humanos, que son el alma de los servicios públicos.

En relación con los recursos humanos de la Administración regional, Ruiz Molina ha recordado que en el de esta semana se ha aprobado la Oferta de Empleo Público de 2019, que asciende a un total de 2.573 plazas.

A continuación, Ruiz Molina ha puesto en valor que la ciudadanía reconoce el trabajo que hacen los empleados públicos, pero, al mismo tiempo, es exigente y pretende que cada vez se trabaje desde las administraciones públicas con más cercanía y eficiencia.

En este sentido, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha resaltado que “ese reconocimiento de la ciudadanía hacia los servicios que se prestan supone también una exigencia, que es una financiación adecuada de los servicios públicos, sobre todo, de los que sustentan el Estado de bienestar”. En esta tarea, ha destacado, “estamos involucrados” desde el Ejecutivo de .

En la parte final de su discurso Ruiz Molina ha querido reconocer la importancia del sector público en el desarrollo de la sociedad, que, además, en el caso de Castilla-La Mancha, representa más del 25 por ciento de la riqueza regional. Por este motivo, ha incidido en que, además, la Administración regional debe ser capaz de adaptarse a los cambios que se están produciendo en la sociedad y afrontar retos como la transformación digital, el despoblamiento y el envejecimiento.

“El reto que tienen las empresas y, por lo tanto, que tenemos que tener en la administración pública es adaptarnos al uso de las nuevas tecnologías y favorecer la mejora de las relaciones entre los ciudadanos y la Administración”, ha finalizado Ruiz Molina.

VIII PREMIOS A LA EXCELENCIA

Los Premios a la Excelencia y a la Calidad en la Prestación de los Servicios Públicos en Castilla-La Mancha, que este año cumplen su octava edición, se crearon en 2002 y se convocaron de forma bianual hasta su V edición, cuando fueron suspendidos.

El Ejecutivo de García-Page recuperó en 2017 estos premios, con los que pretende reconocer públicamente la implicación e interés de los empleados públicos de la región en la prestación de unos servicios públicos de calidad, fomentando, a través de la incorporación de técnicas de gestión y modelos de excelencia, la cultura de la calidad en los servicios públicos.

Este año, además, se ha incorporado como novedad el material de los premios, ya que han sido hechos en cerámica para poner en valor esta técnica artesanal, que justamente esta semana ha sido reconocida por la para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Los Premios a la Excelencia y a la Calidad en la Prestación de los Servicios Públicos en Castilla-La Mancha cuentan con tres categorías diferentes.

En la primera de las modalidades, la de ‘Excelencia de los servicios públicos’, el premio ha recaído en la Dirección General de de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas por un proyecto basado en la implantación y certificación de un sistema de gestión unificado de seguridad y de calidad de la información en el área de tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

La mención especial en esta categoría se ha otorgado al Archivo de Castilla-La Mancha, mientras que la Gerencia de Atención Integrada de Alcázar de (Ciudad Real) ha recibido un diploma de finalista.

La Gerencia de Atención Integrada de Ciudad Real se ha hecho con el premio en la modalidad de ‘Mejores prácticas de gestión interna’ por la creación de mecanismos para contar con la colaboración de asociaciones de pacientes y familiares, abriendo caminos a la participación ciudadana en salud, en beneficio del paciente.

El Servicio de y Reanimación del Complejo Hospitalario de Toledo ha recibido una mención especial en esta categoría, en la que se ha otorgado diplomas de finalista a la Dirección General de Administración Digital por dos proyectos diferentes y al Ayuntamiento de Toledo.

En la tercera de las categorías, la de ‘Mejores prácticas en los servicios públicos prestados a la ciudadanía’, el galardón ha recaído en la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, a la que se le ha reconocido la implementación de medidas de bienestar animal en las explotaciones de pequeños rumiantes de Castilla-La Mancha.

Finalmente, en esta categoría se ha otorgado una mención especial a la Dirección General de Programas de Empleo de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo y diplomas de finalista a la Dirección General de Infancia y Familia de la Consejería de Bienestar Social, al Servicio de de Toledo y al Servicio de de Guadalajara.