Así se ha pronunciado Ruiz Molina durante su intervención en el pleno de las Cortes regionales de este jueves sobre el informe del acerca de la situación de Castilla-La Mancha, que prevé un crecimiento de la economía regional de un 3,3% en 2016 respecto al 3,1% a nivel nacional.

A ello ha añadido el consejero las previsiones que baraja la entidad financiera para el año que viene son de un crecimiento económico de la Comunidad Autónoma del 2,4% frente al crecimiento de 2,3% en el conjunto de España.

“De tal manera que el BBVA dice que en el bienio —2016-2017— frente a un crecimiento del 5,5% por ciento para el Reino de España, Castilla-La Mancha crecería en el 5,7, y si hablamos de ocupados la previsión es del 5% para España y del 6,5% para Castilla-La Mancha”, ha valorado.