La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha asegurado que el nuevo Ejecutivo castellano-manchego presidido por Emiliano García-Page “ha puesto en primera línea las políticas sociales” en relación al inicio de la nueva Legislatura autonómica, y ha agradecido al presidente regional la confianza depositada para seguir siendo la titular de Bienestar Social tras su reciente toma de posesión.

Durante la atención a los medios en la , Sánchez también ha subrayado que la Consejería de Bienestar Social trabajará con una estructura “renovada y ampliada” para la consolidación de las políticas sociales, y ha calificado a su departamento “como el reflejo del espíritu social del ”.

La nueva estructura de la Consejería de Bienestar Social cuenta por primera vez en su historia con la creación de dos viceconsejerías, como son Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia que dirigirá , impulsando y creciendo en los servicios de proximidad y en la generación de recursos sociales.

De esta Viceconsejería dependerá la nueva Dirección General de Discapacidad que asume , y que es una muestra del compromiso del presidente García-Page con las personas con discapacidad, sus familias y el tejido asociativo, y que tendrá entre sus retos el desarrollo de la Ley de Protección y Apoyo Garantizado y las nuevas leyes sobre Accesibilidad y Universalización de la Atención Temprana Universal.

Además, se conforma la Dirección General de Infancia y Familia a cargo de ; la Dirección General de Mayores dirigida por , cuyos ejes se centrarán en seguir ofreciendo respuesta al envejecimiento de la población y al mantenimiento de su calidad de vida.

Por otro lado, la Viceconsejería de Servicios y Prestaciones Sociales que dirige contará con la Dirección General de Acción Social y Cooperación a cargo de , diseñada para la planificación y coordinación de los servicios sociales.