La diputada del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, , ha reiterado que “con esta ley de presupuestos para 2018, se sigue consolidando la recuperación del sistema de salud público de la región”. Es la mayor partida de todo el presupuesto regional, insiste, “y este año vuelve a crecer, son 76 millones de euros más, hasta llegar a los 2.715 millones de euros”.

“Esto demuestra que el modelo sanitario del presidente dista mucho del Cospedal” reconoce “porque el presidente cree en la sanidad pública, la defiende e invierte en ella”.

Para Abengózar, “esto significa que el SESCAM a lo largo del 2018 va a invertir diariamente 7,5 millones de euros en la mejora de la salud de los castellano-manchegos”. Y añade “por cada persona protegida, el SESCAM destina 1.399,58 euros, esto es, por cada tarjeta sanitaria en 2018 se destinan 39,17 euros más que el año pasado”.

Son muy importantes las cifras, para la parlamentaria, porque “desde que gobierna García-Page, ha crecido el presupuesto para el SESCAM cerca del 16 por ciento, es decir, 371 millones de euros más”. Y crecen anualmente los fondos para sanidad, porque, como reconoce Abengózar, “el objetivo principal y la obsesión del presidente es reducir las listas de espera” algo que se está consiguiendo.

Y para lograrlo, la diputada apunta el principal motivo, “se está recuperando la plantilla de profesionales despedidos por Cospedal” y ahí sitúa las dos ofertas de empleo público que ha autorizado el gobierno, más de 3.000 plazas”. Esto contrasta con la planificación que hizo el ejecutivo de Cospedal, despidió a 3.000 y quería reducir la plantilla en otros 4.000, hasta dejarla en poco más de 20.000 trabajadores. “Ahora, hay alrededor de 26.000 sanitarios trabajando y seguirá creciendo” sentencia.

Abengózar ha insistido que con estos presupuestos, “se sigue apostando por la renovación tecnológica y por la infraestructura sanitaria”. Ambas cosas también se recogen en este presupuesto en su capítulo 6 “Inversiones Reales” cuyo presupuesto inicial para 2018 asciende a más de 60 millones de euros con un incremento del 14,19%. La finalidad, argumentaba, es que “los profesionales quieran quedarse en nuestro sistema de salud público, que sea más atractivo y que esté a la vanguardia”.

“Por todo ello” concluía “las inversiones en el SESCAM vendrán para seguir reduciendo las listas de espera, reducir sus tiempos y mejorar la calidad en el servicio en beneficio de los castellano-manchegos”.