El consejero de Salud y Bienestar Social, , recibió ayer por la noche en Madrid, un galardón concedido por Correo Farmacéutico al Gobierno de Castilla-La Mancha por reforzar la seguridad de los pacientes y mejorar la calidad asistencial mediante la implantación de unidades de gestión de riesgos clínicos en los hospitales públicos, a fin de reducir la incidencia y el impacto de los incidentes y eventos adversos relacionados con la atención sanitaria.

El galardón forma parte de los premios que concede cada año este medio especializado a las mejores iniciativas que se llevan a cabo en el sector farmacéutico en España. Lamata estuvo acompañado en el acto de entrega de premios por el secretario general del , , y su homóloga de Murcia, María Ángeles Palacios

Lamata, tras recibir el galardón ante más de 400 personas, aseguró que el Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja desde hace varios años en potenciar actuaciones relacionadas con el fomento de la cultura de seguridad del paciente entre los profesionales y usuarios en todos los niveles asistenciales.

Así, agradeció la labor de los profesionales farmacéuticos de Castilla-La Mancha, tanto de Atención Especializada como de Primaria, en las labores que desarrollan cada día para mejorar la seguridad en la utilización de los medicamentos en los centros asistenciales de la región.

En su discurso, Lamata puso el acento en la importancia de la innovación sanitaria como elemento generador de riqueza para España y recalcó que en tiempos de crisis económica todos los sectores que desarrollan su labor en la sanidad deben aprovechar las posibilidades de las herramientas que ofrece la sociedad de la información y la aplicación de las nuevas tecnologías para mantener y mejorar el sistema sanitario español, que ofrece en la actualidad unas prestaciones asistenciales de una calidad muy razonable.

Equipo multidisciplinar

Las unidades de gestión de riesgos clínicos son la pieza fundamental para el desarrollo progresivo de los objetivos del Plan Estratégico de Seguridad del Paciente del Sescam 2009-2012, de los cuales ya se han llevado a cabo varios de ellos como la difusión de la cultura de la seguridad entre los profesionales; la puesta en práctica de procedimientos para la prevención de incidentes; la identificación inequívoca de pacientes a través de pulseras; la prevención de la infección nosocomial o la normalización del transporte de muestras.

El trabajo fundamental de estas unidades es identificar los incidentes y eventos adversos en su ámbito de actuación, la evaluación y análisis de su frecuencia, coste y gravedad y establecer un conjunto de actuaciones para prevenir o eliminar el riesgo y, si no es posible, al menos reducirlo.

Riesgos relacionados, por ejemplo, con la asepsia y lavado de manos, la valoración del paciente con traumatismo en situación de emergencia, prevención de eventos adversos en el proceso quirúrgico, y prevención de errores de medicación y en la conexión entre catéteres y otras vías.

Las unidades están formadas por un equipo multidisciplinar y multiprofesional, aunque en términos generales participan en esta labor la Dirección Médica y de Enfermería y los profesionales de Medicina Preventiva, , Urgencias, Ginecología y Obstetricia, Bloque Quirúrgico, Farmacia, Neonatología, Atención al Paciente, Unidad de Calidad y Mantenimiento.