La Guardia Civil de Ciudad Real ha desarticulado un grupo delictivo, compuesto por seis integrantes, dos de ellos menores, especializado en el robo de cableado de líneas férreas en Ciudad Real y Albacete.

En el marco de la Operación ‘Comunicaciones Feeder’, la , en estrecha colaboración con personal de ADIF, ha desarticulado un grupo criminal dedicado al robo de cableado, el cual producía peligro para las personas, al cortar el cable y catenarias, pudiendo producir graves daños en los trenes que circulaban por las vías violentadas.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de febrero, por un robo de cableado en el paraje denominado Peñalajo, en la localidad de (Ciudad Real), tras haberse perpetrado varios robos del mismo, donde los ahora detenidos sustrajeron, durante varias noches, varios kilómetros de cable de las líneas férreas, utilizando un método altamente cualificado para no correr riesgo de electrocución.

Este hecho originó una línea de investigación, no solo por el daño económico que se origina a la empresa de transporte, sino por el peligro de descarrilamiento que podría sufrir los trenes al violentar y manipular los tensores y cableado encargados del buen funcionamiento de la maquinaria, ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

LO VENDÍAN EN CHATARRERÍAS

Se pudo comprobar que los detenidos operaban desde la localidad de , haciéndolo en horas nocturnas donde el tránsito de maquinarias ferroviarias es menor y su actuación seria más impune, así como que los efectos sustraídos los vendían en chatarrerías de polígonos de Madrid, a las que lo hacían pasar como legales.

Para el transporte de los efectos robados utilizaban furgonetas de carga de grandes dimensiones, de alquiler sin conductor, así como un vehículo que utilizaban como lanzadera para advertir de los controles policiales en carreteras de huida.

Con el desarrollo de la investigación se pudo detener a los integrantes del grupo cuando acababan de cometer un robo, transportando 2 toneladas de cable de cobre ferroviario así como útiles y herramientas utilizadas por el grupo para delinquir, así como una furgoneta y el vehículo lanzadera.

Los seis detenidos son M.F.G. de 19 años de edad, D.G. de 21 años de edad, I.M. de 25 años de edad, M.V. de 33 años de edad y dos menores de 16 y 17 años, todos ellos vecinos de Madrid y de nacionalidad rumana.

Los robos imputados al grupo, por términos municipales de vías férreas son dos en Almuradiel, diez en Alcázar de y uno en de Mudela, Socuéllamos y , así como uno en La Roda y otro en Chinchilla de .