La Guardia Civil ha detenido a seis personas de nacionalidad iraní y sin domicilio conocido en España como presuntos autores de 22 robos de joyas a personas de avanzada edad, cometidos en las provincias de Albacete, Valencia, Cuenca, Murcia, Sevilla, Málaga, Almería y Huelva.

Los detenidos formaban parte de una organización criminal perfectamente organizada que operaba por toda la geografía española, por lo que los agentes decidieron iniciar la operación ‘Tolmo’, con el objetivo de averiguar el número de componentes de la organización así como otros hechos cometidos por la misma, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Como resultado de las investigaciones, se procedió a la detención de R.P., varón de 49 años; A.R., mujer de 48 años; E.H.P., varón de 31 años; N.B., mujer de 31 años; P.S., mujer de 19 años; y A.R. varón de 24 años, en la localidad de Almodóvar del Río (Córdoba) como presuntos autores de la comisión de 22 delitos de hurto, uno de pertenencia a organización criminal y otro de falsificación de documentos.

INVESTIGACIONES

Las investigaciones comenzaron en marzo, después de haberse cometido un delito de hurto en localidad albaceteña de Agramón, consiguiéndose detener a sus dos presuntos autores, tras haber sustraído a una señora mayor un cordón y dos medallas de oro.

A raíz de este robo, el equipo de Policía comenzó a investigar hechos similares cometidos en la provincia para la localización y detención del resto de personas que formaban parte de la organización criminal.

Posteriormente, se consiguió localizar a otras cuatro personas integrantes de la organización criminal —todas ellas con numerosos antecedentes policiales por hechos similares—, detectándose varias ventas de joyas procedentes de los hurtos en establecimientos de compra-venta de oro de la localidad murciana de Caravaca de la Cruz.

En el momento de las detenciones, los detenidos se encontraban hospedados en un camping de la localidad cordobesa de Almodóvar del Río, llevándose a cabo registros en los vehículos utilizados por los mismos, de cuyo interior se incautaron diversos efectos procedentes de los hurtos, así como distintos útiles para su comisión.

Entre los efectos incautados se encontraban cinco cadenas de oro, cinco pulseras oro y plata, seis relojes de diferentes marcas y modelos, así como cuatro anillos de oro. Además, había abundante bisutería para ser intercambiada por las joyas sustraídas, numerosas fundas de tela en la que introducía la bisutería y 80 dólares americanos de curso legal.

‘MODUS OPERANDI’

Los integrantes del grupo solían hospedarse en camping, hostales o apartamentos turísticos, desde donde se movían con vehículos con placas de matrícula inglesa, “lo que hacía más difícil su localización”.

Sus víctimas eran, generalmente, personas mayores y vulnerables, de entre 75 y 90 años de edad, que se encontraban solos en la vía pública portando cordones, cadenas, pulseras o anillos de oro a la vista.

Tras iniciar con las víctimas una breve conversación, les solicitaban que les enseñasen las joyas que portaban, quitándoselas para ser mostradas a los detenidos. En ese instante, el grupo intercambiaba las joyas por bisutería, haciendo creer a las víctimas que introducían sus joyas en una funda de tela que ataban con varios nudos.

Aunque la operación policial se encuentra prácticamente concluida, no se descartan nuevas detenciones relacionadas con los hechos investigados, al tiempo que se sigue trabajando para el esclarecimiento de más hechos delictivos no denunciados hasta el momento sobre algunas de las joyas recuperadas.