De este modo, este fin de semana se espera tiempo estable en la mayor parte del país aunque no se descarta alguna llovizna ocasional en el área cantábrica, y en durante el viernes o el sábado. En el resto de la Península y en , habrá cielos pocos nubosos y tiempo seco con algunas nieblas matinales poco persistentes.

En cuanto a las temperaturas, en general, tenderán a subir a valores casi primaverales, con heladas débiles en puntos dispersos de la meseta y de Pirineos; mientras que el viento soplará levante fuerte en el Estrecho.

En Canarias, este viernes habrá intervalos nubosos con algunos chubascos. La visibilidad se verá reducida de forma significativa por un episodio de calimas durante el sábado y el domingo, asociadas a vientos fuertes o muy fuertes de procedencia africana que además producirán un notable ascenso térmico.

De cara al inicio de la semana, continuará la estabilidad generalizada y no habrá precipitaciones ni en Península ni en Baleares. En Canarias, se espera nubosidad de tipo medio y alto y muy pocas posibilidades de precipitación.

LAS TEMPERATURAS VUELVEN A SUBIR EL JUEVES

En cualquier caso, a última hora del lunes o primeras horas del martes la probabilidad de precipitaciones aumentará en por el paso de un frente frío que se desplazará a lo largo del martes y el miércoles por el área cantábrica, dando lugar a nevadas en el entorno de los sistemas montañosos.

Esos días, en el resto de la Península y en los archipiélagos seguirá dominando el tiempo estable con ausencia de precipitaciones. Las temperaturas bajarán de forma generalizada durante el martes y miércoles para volver a subir de forma apreciable a partir del jueves.

Tanto el levante del Estrecho como el viento fuerte en Canarias irán amainando a lo largo del lunes.