Así, desde este viernes hasta el domingo predominará un tiempo inestable en la mayor parte de la Península, por la entrada de frentes procedentes del Atlántico que dejarán nubosidad abundante, precipitaciones generalizadas excepto en el Mediterráneo y , donde habrá menos nubes y donde las lluvias llegarán el domingo, pero de forma débil y dispersa.

Las precipitaciones serán localmente fuertes o persistentes el viernes en y el sábado en otras zonas del cuadrante noroeste, mientras que el domingo las más intensas se producirán en el Cantábrico y en Pirineos.

Las temperaturas empezarán a bajar este sábado y el descenso se agudizará el domingo, mientras que los vientos soplarán de componente oeste, pero solo se esperan intervalos fuertes tan sólo en zonas de costa y de montaña.

Para la próxima semana, desde el lunes al jueves la AEMET prevé un “empeoramiento del tiempo”, primero en el área mediterránea, y posteriormente, avanzando de este a oeste, en buena parte de la Península.

Las precipitaciones que serán localmente fuertes y persistentes, podrían llegar a ser torrenciales durante el lunes y martes en el área Mediterránea y el miércoles en el noreste peninsular.

Las temperaturas, tanto las mínimas como las máximas, serán “claramente” más bajas que las habituales para estas fechas tanto en la Península como en Baleares.

Respecto a la segunda mitad de la semana, del 25 al 27 de octubre la AEMET observa aún una gran incertidumbre, aunque ve como probable que disminuyan las precipitaciones, aunque no las descarta por completo, ya que podría volver a llover al final de la semana en el noroeste. La temperaturas comenzarán a recuperarse de manera progresiva.

Por su parte, respecto a Canarias, la AEMET ha pronosticado desde el día 18 hasta el 27 de octubre cielos con intervalos nubosos y algunas lluvias en las islas de mayor relieve y vientos que soplarán desde el norte.