Entre los meses de enero y junio de 2018 se han recibido casi un centenar más de llamadas desde la central de teleasistencia respecto al primer semestre de 2017. Este dato, que se va reiterando año tras año, pone de manifiesto una mayor utilización del 112 por parte del servicio de teleasistencia cuando hay que atender una urgencia o emergencia que afecta a cualquiera de sus usuarios, según ha informado la Junta en nota de prensa.

El servicio de teleasistencia domiciliaria, dependiente de la Consejería de Bienestar Social, tiene como fin facilitar a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, ya sea por su situación de dependencia, discapacidad, edad o aislamiento social, un sistema de atención permanente por telefonía con el objetivo de hacer más fácil y segura la permanencia en sus propios domicilios.

Cuando alguno de los usuarios de este servicio sufre algún tipo de urgencia o emergencia, desde la central se comunica dicha situación a la Sala de Coordinación del 112, desde donde se articulan los mecanismos necesarios para atender dicha urgencia bien con medios sanitarios, de rescate o extinción o de seguridad.

De esta manera, durante los últimos años el y Emergencias 112 ha visto como se incrementaba su trabajo respecto a periodos anteriores, a la vez que avanzaba en la coordinación con los servicios sociales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, respondiendo de forma efectiva a cada una de las 6.243 llamadas registradas en este primer semestre desde la central de Teleasistencia.

De esta manera, con el trabajo coordinado de ambos servicios del Gobierno regional, se proporciona a las personas en situación de vulnerabilidad, en su gran mayoría personas mayores, una mayor seguridad tanto en su vida cotidiana como ante cualquier situación de urgencia o emergencia que puedan sufrir.