Sánchez ha hecho estas declaraciones a los medios durante su visita a la vivienda de una usuaria del servicio de teleasistencia en , , donde ha dicho que esta mujer vive sola y tiene el ‘botón rojo’ desde hace 8 años, habiéndolo usado en cuatro ocasiones por caídas.

La consejera ha anunciado que Francisca contará con unos nuevos dispositivos que permitirán que se integre en la teleasistencia avanzada de la región, lo que supone que “va a llevar un dispositivo pegado al cuerpo para que, en caso de caída, la persona directamente a través del teléfono le va a atender”, además de la instalación de un sensor de humos en el pasillo y un sensor de gas en la cocina.

El sistema de teleasistencia avanzada “se está implantando en las personas más mayores para que, si tienen una caída, no tengan ni que apretar el botón ya que directamente llega —el aviso— a la terminal”, ha dicho Sánchez, al tiempo que ha comentado que actualmente hay 430 terminales en Castilla-La Mancha, “30 más en el ejercicio 2017”, estando presente en 850 municipios de la región, siendo este servicio gratuito del Gobierno regional “una prestación de presente, pero sobre todo de futuro”.

La titular de Bienestar Social del Ejecutivo autonómico ha asegurado que en estos últimos dos años ha habido “un impulso importantísimo”, ya que al principio se ponían dispositivos “más antiguos”, queriendo reconocer a la empresa que presta el servicio —Tunstall Televida— la “innovación que ha hecho con estos nuevos”, además del planteamiento de nuevas prestaciones como la “localización para personas que puedan salir del domicilio y se puedan perder o despistar”, así como para personas con discapacidad sensorial.

La delegada territorial de la empresa , Arancha Ramos, ha destacado que el servicio que se presta en Castilla-La Mancha “va más allá de ser un servicio de atención de emergencias”, aunque ha dicho que es cierto que en 2017 “se han recibido unas 20.000 llamadas por emergencias, de las cuales 12.000 eran por emergencias sanitarias”.

ACOMPAÑAMIENTO

“Hacemos acompañamiento, seguimiento, estamos ahí para que las personas mayores de la región que por situación, edad o enfermedad están solos y quieren estar en su casa”, ha aseverado la responsable, quien ha comentado que hacen “más de un millón de llamadas a los domicilios, con una llamada al mes para saber cómo se encuentran y otra en su cumpleaños”, ha dicho.

Ramos ha informado de cómo funciona el servicio. Una vez que se recibe la llamada en el centro de atención se movilizan los recursos de la Consejería, el 112 de Emergencias, para atender a los usuarios. “Somos conscientes de todo lo que les ocurre”, ya que cuando viven una situación personal puntual “ahí estamos para llamarles”, siendo este un servicio de 24 horas los 365 días al año.

A preguntas de los medios, Ramos ha destacado que en Tunstall Televida trabajan más de 150 personas, además de tener en todas las provincias personal de intervención domiciliaria, coordinadores de zona —que son los que van a los domicilios y visitan a los usuarios— y responsables del centro de atención de Guadalajara “que es donde se reciben y gestionan los más de 41.000 domicilios de la región”.