Profesionales de cinco servicios hospitalarios y de Atención Primaria forman el grupo del de Uso de Antibióticos (PROA) de Cuenca que está trabajando en la realización de un análisis de contexto sobre la situación en la que se encuentra el área de Salud en relación a las resistencias antimicrobianas.

Los facultativos del Servicio de del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, , han sido los encargados dar a conocer en Sesión General el trabajo realizado en el marco de este grupo de Cuenca y han presentado el denominado “Mapa de resistencias de microorganismos” del área de Salud de Cuenca que, según han explicado, se trata de un análisis sobre cómo se encuentra la provincia de Cuenca en relación a estas resistencias antimicrobianas.

Microbiología, Enfermedades Infecciosas, Farmacia Hospitalaria, Medicina Preventiva, la (UCI) y Atención Primaria integran este equipo multidisciplinar formado por ocho profesionales, cuyo trabajo en el programa institucional para la optimización del uso de antibióticos es uno de los objetivos estratégicos de la Gerencia de Cuenca y de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha.

“Para empezar a trabajar con un PROA primero debemos tener un análisis de contexto sobre cómo estamos, para así seleccionar las estrategias que mejor se ajusten a la situación de nuestra área, a su contexto organizativo y a los recursos técnicos y humanos disponibles y alcanzables”, ha explicado la doctora Rodríguez, que ha detallado que su objetivo es analizar diferentes datos en relación a asuntos tan importantes como el consumo de antibióticos en el área de salud, las resistencias a los microorganismos, los datos clínicos, entre otros.

“Queremos saber qué fotografía tenemos actualmente y cuál es nuestro mapa epidemiológico de resistencias específico para Cuenca porque nuestros datos son diferentes a los que pueden tener en otros hospitales o áreas de salud. Son unas características que nos hacen peculiares y que nuestros clínicos deben conocer porque en función de ese mapa pueden acotar más los tratamientos empíricos, sabiendo de antemano qué es lo más probable que se pueden encontrar a la hora de tratar una infección, qué es lo que pueden sospechar y conocer qué patrones de resistencias específicos van a tener esos microorganismos en nuestra área sanitaria”, ha indicado.

Toda esa información y su utilización por parte de los profesionales sanitarios van a permitir perfeccionar el uso de los antibióticos. “Ahora mismo estamos valorando el consumo de antibióticos. Qué antibióticos son los que más se están utilizando, en qué servicios o unidades, etc., porque queremos tener una imagen clara para saber dónde tenemos que actuar y por parte del ver qué gérmenes son los que tenemos y cuáles son nuestras resistencias”.

Prescripción de antibióticos

Asimismo, el grupo también trabaja en la adopción de medidas para la ayuda a la prescripción en un ámbito multidisciplinar, ya que la prescripción de los antibióticos es algo que compete a todas las especialidades clínicas y además porque cambiar hábitos a la hora de prescribir también es muy difícil.

En cuanto a ese mapa de resistencias, la microbióloga del “Virgen de la Luz” ha explicado que, curiosamente, somos un área sanitaria que hasta ahora no hemos tenido muchos microorganismos multiresistentes pero que ya estamos empezando a tenerlos.

“Nosotros estamos bien, pero es un problema global, por eso se han diseñado estos planes de acción tanto a nivel europeo, como estatal y autonómico. Afortunadamente las tasas que tenemos son bajas, pero es verdad que en los tres últimos años han aumentado y se prevé que sigan en aumento porque hay que tener en cuenta que cada vez son menos las barreras para la transferencia de genes de resistencia entre microorganismos, para la transferencia de microorganismos de los animales al hombre o del hombre a los animales, así como para la transferencia de microorganismos entre individuos”.

Por último, los ponentes han informado a los asistentes a la Sesión General sobre cómo se ha conformado este equipo de trabajo y han insistido en su interés por continuar informando a los clínicos sobre la situación en la que se encuentra Cuenca a nivel epidemiológico en relación al mapa de resistencias, tanto en Atención Primaria como en Atención Hospitalaria.