Así lo ha anunciado el portavoz del Gobierno regional, , tras analizar el un informe sobre la renovación completa de la flota de helicópteros que el Ejecutivo del presidente en el mes de julio y que ha permitido la incorporación de cuatro nuevos helicópteros, “muy avanzados y diseñados especialmente para las intervenciones en emergencias sanitarias”, ha indicado.

Se trata de dos modelos EC-145, que operan en las bases del transporte sanitario aéreo de la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario del Sescam en Cuenca y Ciudad Real y otros dos modelos EC-135 para las bases de Albacete y , todos ellos diseñados y equipados para la realización de vuelos nocturnos.

Hernando ha explicado que la incorporación de los nuevos helicópteros ha supuesto además una mejora de la seguridad al contar con “mejores sistemas de navegación GPS y sistemas de alerta de proximidad de terreno y muy especialmente la instrucción y operación con las gafas de visión nocturna”, ha informado la Junta en nota de prensa.

El objetivo de la modernización de esta flota, ha continuado, ha sido mejorar tanto la seguridad de la operación, como la propia capacidad operativa, para permitir realizar la asistencia sanitaria de urgencias y emergencias “con la máxima calidad y alcance para toda la región, incorporando al mismo tiempo los exigentes requisitos europeos para este tipo de operaciones”.

“El sonido de las aspas puede ser al final la diferencia entre que una persona viva y no salga de un accidente”, ha señalado Hernando, quien ha recordado que en la pasada legislatura sólo dos helicópteros estaban adaptados para operar en modo nocturno. “Para nosotros, toda vida es importante independientemente de la inversión que ello conlleve”, ha apostillado.

El portavoz ha recordado además que Castilla-La Mancha fue de las primeras comunidades autónomas en utilizar los medios aéreos para la atención de emergencias sanitarias. Desde el año 2001, el ha realizado más de 22.000 intervenciones, correspondiendo cerca del 94 por ciento de ellas a intervenciones en el mismo lugar donde se ha producido la urgencia sanitaria.

También ha destacado que Castilla-La Mancha fue la primera de todo el territorio peninsular, y hasta el momento la única, en realizar operaciones sanitarias con medios aéreos en horario nocturno.

“El compromiso del Gobierno de es seguir dotando a nuestra comunidad autónoma de los mejores equipamientos, de la mejor tecnología, para poner a disposición de la ciudadanía y seguir mejorando la calidad de vida y la atención sanitario y acercar todos los servicios a todos los castellano-manchegos independientemente de donde vivan”, ha reiterado el portavoz regional.

En este sentido, Hernando ha subrayado también la entrada en vigor del nuevo concurso de transporte sanitario terrestre el pasado 1 de octubre, “que ha permitido la contratación de casi 130 nuevos trabajadores por parte de las empresas adjudicatarias y que incorpora importantes mejoras que van a contribuir a mejorar la calidad del servicio que se ofrece a los ciudadanos, además de otras mejoras relacionadas con los derechos laborales de los trabajadores de este servicio”.

5.000 PLAZAS DE TERMALISMO SOCIAL

Por otro lado, el Consejo de Gobierno también ha realizado un balance del Programa de Termalismo Social que el Ejecutivo de Emiliano García-Page “decidió rescatar después de estar paralizado a causa de los recortes de la legislatura pasada”.

Según estos datos, en 2017 se han gestionado un total de 3.509 plazas, pasando de las apenas 160 que se gestionaron en 2015, cuando el anterior decidió suprimir este iniciativa, a las más de 3.500 de este año.

Hernando ha anunciado que debido al éxito de este programa, el presupuesto de 2018, que se tramitará la próxima semana, contará con hasta 5.000 plazas de termalismo.

Además, ha recordado que el Programa de Termalismo Social está estrechamente ligado al Termalismo Terapéutico, “que también ha duplicado el número de participantes al pasar de 213 en 2015 a 483 en 2017”, una modalidad dirigida a enfermos de alzheimer, y desde 2016 a enfermos de parkinson, que se presta en colaboración directa y estrecha con las federaciones que trabajan con estas personas.

El portavoz ha destacado que sumando ambos programas, se puede concluir que el número de participantes en las diferentes modalidades de termalismo “se ha multiplicado por diez, pasando de 373 participantes en 2015 a casi 4.000 personas en 2017”.

Asimismo, ha subrayado que estas actuaciones, que se enmarcan en una estrategia de prevención, “son fundamentales no sólo para los pacientes y personas mayores sino también porque suponen una reactivación de la economía y de creación de empleo en el entorno rural en el que se ubican estos balnearios”, que gracias a estos programas generan 600 puestos de trabajo directos y 1.700 indirectos.