En la reunión, que se ha desarrollado en el marco del Observatorio de la Violencia del Sescam, del que Cortázar es vicepresidente, también ha participado el coordinador regional del Servicio de y vocal del Observatorio, .

Además de revisar los objetivos y funciones de este órgano impulsado por el Sescam en 2018, se abordaron algunos de los aspectos relativos a la Instrucción 3/2017 de la , sobre las medidas policiales a adoptar frente a las agresiones a profesionales de la salud, ha informado la Junta en un comunicado.

El objetivo del encuentro es reforzar los contactos y la colaboración en los distintos niveles, regional, provincial, gerencia y centros de trabajo, entre los representantes del Sescam y de la Guardia Civil, y coordinar actuaciones, tanto de manera preventiva, como ante situaciones de violencia.

El Observatorio de la Violencia del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha —integrado por la Administración regional, colegios profesionales, organizaciones sindicales y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado— permite homogeneizar los criterios en las distintas gerencias con respecto a la prevención y a la actuación en estos casos, así como detectar, prevenir y actuar en los campos necesarios para evitar o minimizar el número de incidentes.

La finalidad del Observatorio es conocer, analizar y evaluar situaciones de riesgo de agresiones al personal del Sescam, así como proponer actuaciones de prevención y contempla, además, procedimientos para actuar frente a situaciones de conflicto y agresión, minimizar tiempos de respuesta y evaluar el nivel de aplicación, desarrollo y eficacia de los mismos.

En la reunión también se analizaron algunos puntos del Plan Perseo, el plan específico con el que cuenta Castilla-La Mancha para combatir estas situaciones, y el mapa de riesgos para priorizar actuaciones y potenciar servicios y medidas preventivas de seguridad en el ámbito territorial bajo responsabilidad de la Guardia Civil.