El artículo 57 c) determina que los trabajadores percibirán el plus de ruido siempre que no se haya eliminado técnicamente las condiciones acústicas que alcancen menos de 80 decibelios y cuando el trabajador que preste sus servicios sometido a estos niveles utilice la protección auditiva.

En enero de 2012, Industrias Cárnicas Tello decidió unilateralmente dejar de abonar a sus trabajadores el plus de ruido sin que se hubieran dado ninguna mejora técnica o productiva en la maquinaria o instalaciones que produjera un descenso de las condiciones de exposición al ruido. En un primer momento, el Juzgado de lo Social nº 2 de Toledo dictaminó la obligación de que la empresa volviera a abonar este plus a los trabajadores, sentencia que fue recurrida, siendo el el que, en febrero de 2016, absolvió a la empresa de esta obligación.

Sin embargo, ahora ha sido el Tribunal Supremo el que ha vuelto a dar la razón al comité de empresa y la empresa tendrá que volver a abonar ese plus a la plantilla de Cárnicas Tello.

Desde la Federación de Industria de USO (FI-USO) valoramos el fallo del Alto Tribunal que, aunque se ha hecho esperar, reconoce las condiciones en las que desarrollan su actividad los trabajadores y trabajadoras del sector. “A partir de este momento, iniciaremos una campaña de difusión en todas las empresas cárnicas del ámbito estatal exigiendo su inmediata ejecución. Recordemos que, gracias a la acción sindical desarrollada por los compañeros de Tello, más de 200.000 trabajadores, podrán verse beneficiados”, apunta , secretario de Acción Sindical y Salud Laboral de FI-USO.