En un comunicado, ha alegado: “Me parece muy preocupante la posición que ha adoptado Castilla-La Mancha en torno al trasvase, es una posición de máximos que genera incertidumbre y que nos devuelve a un escenario marcado por la conflictividad entre territorios”.

“El trasvase Tajo-Segura está regulado por una ley y por el Memorándum, y cuestionarlo significa reabrir un conflicto que estaba cerrado por un gran acuerdo político”, ha proseguido.

A su juicio, cabe seguir aplicando Memorándum en tanto que “el trasvase Tajo-Segura para nuestra Comunitat y para Elche es absolutamente irrenunciable, insustituible e imprescindible”.