En concreto, se realizaron 1.356 solicitudes, frente a las 1.578 en 2018, cayendo en todas las comunidades, excepto en Castilla y , donde aumentaron un 1,79%; Extremadura, con una subida del 66,7%; y y , donde crecieron un 100%, aunque solo con tres patentes.

Por el contrario, en Aragón cayeron un 70,1%, seguida de , con un 33,8% menos, y de Castilla-La Mancha, con un 21,2% menos. Por su parte, en los tres focos más importantes de patentes, , y , retrocedieron un 12,9%, un 14% y un 3,1%, respectivamente.

En lo que respecta a derechos de propiedad industrial de signos distintivos como son las Marcas, los Nombres Comerciales y los Diseños Industriales, también continuaron con la tendencia bajista de las patentes, al descender un 3% en Marcas, un 5% en Nombres Comerciales y un 5,9% en Diseños Industriales.

Sin embargo, los Modelos de Utilidad, que son considerados los hermanos pequeños de las patentes, siguieron con una tendencia alcista y aumentaron un 1,1%, algo que sucede desde la entrada en vigor de la nueva ley de Patentes en 2017, donde se generalizó el examen de novedad y actividad inventiva de manera forzosa para todas las solicitudes de patentes, siendo considerado como una barrera de entrada a esta modalidad.

El socio director de Isern Patentes y Marcas, Javier Isern, indica que “es importante destacar que la caída de patentes ha sido inferior respecto al descenso de los últimos años”, por lo que cree necesario que se estabilice esta tendencia “cuanto antes” para empezar a registrar datos positivos.

Para ello, en opinión de Isern, es fundamental la concienciación de la importancia de proteger la innovación en España, así como proveer de más financiación a las compañías que trabajan en I+D+i para que protejan sus resultados.