La consejera de Agricultura, , ha señalado este miércoles que la Feria Nacional del Vino (FENAVIN) y la Cumbre Internacional del Vino son dos eventos “diferentes que tienen que estar imbricados”, aunque “a lo mejor no es conveniente que sean simultáneos en el tiempo”.

En una entrevista en Cope recogida por Europa Press, Soriano ha señalado que cada una de estas ferias “tiene unos objetivos”. “FENAVIN tiene su misión, que es poner en contacto a productores de vino con compradores, y la Cumbre es reconocer y promocionar los vinos de Castilla-La Mancha”, ha advertido la consejera.

“Tienen que estar diferenciados aunque luego sí interrelacionados, porque el objetivo final es mejorar la comercialización de vinos de Castilla-La Mancha”, ha comentado la consejera, que se ha mostrado partidaria por tanto de que ambas ferias continúen. “Sería lo ideal, porque sería mucho más productivo poder tener dos acontecimientos diferenciados”.