En un comunicado, con motivo de una nueva jornada de huelga de los bibliotecarios de la región, STAS ha criticado que la Administración regional continúe sin resolver el conflicto de las bibliotecas públicas, un conflicto que dura desde mediados de octubre cuando el personal comenzó a realizar movilizaciones con las que intentar cambiar la actitud del Gobierno regional, “que lleva tiempo sin prestar atención a los problemas que se van acumulando y que están provocando un deterioro en la calidad de este servicio educativo”. “La educación y la cultura necesitan hechos, no palabras”, han reclamado.

Al tiempo que el personal llevaba a cabo sus acciones de protesta, con concentraciones y huelgas “por ahora sólo los sábados”, en la Consejería de Educación y Cultura se estaban manteniendo conversaciones entre responsables de la Administración y la representación legal del personal (STAS-CLM, CCOO, CSIF y UGT).

Según STAS, en esas reuniones se pusieron sobre la mesa los problemas y deficiencias de este colectivo que cada año presta unos 15 ó 16 días más que el resto del personal de la Administración regional sin ningún tipo de compensación, un colectivo que en los últimos años ha reducido su número en más de un tercio, donde tampoco se cubren las bajas o vacantes.

“A finales de la semana pasada conseguimos alcanzar un preacuerdo con la administración educativa, las bajas se cubrirían a los 15 días como máximo, se compensarían las jornadas prestadas en sábados, se establecería un mínimo de personal en cada Biblioteca, 46 en la Regional de y 26 en las de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara”, ha explicado el sindicato.

“Esto a la Consejería le pareció razonable y estuvimos a punto de desconvocar todas las movilizaciones, pero se decidió continuar con ellas ante, no sería la primera vez, el temor de que finalmente este preacuerdo no se llevase a efecto”, han afirmado.

“Pero desde la Consejería de Educación y Cultura se nos transmitía que ya no dependía de ellos, que para firmar el acuerdo necesitaban la autorización de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, que estaban esperando esta autorización y que procederían a la firma en cuanto llegase. Autorización que no ha llegado y que comenzamos a temer que no vaya a llegar a corto plazo”, han lamentado.

Por ello, el STAS ha mostrado su “temor” de que la Administración “no tenga intención de cumplir sus promesas, que tan sólo intente ganar tiempo confiando en que el personal se canse en sus movilizaciones”.

“Pedimos a los responsables de la Administración regional que tomen decisiones con las que solucionar el conflicto de las bibliotecas. La cultura no se gestiona con promesas o engaños, se soluciona con hechos, y eso es lo que estamos esperando”, han concluido.