La superficie forestal afectada por incendios en Castilla-La Mancha hasta el 4 de diciembre de este año alcanza las 7.000,34 hectáreas, en lo que ha supuesto un “año difícil” en esta materia, a lo que han contribuido unas condiciones meteorológicas poco favorables para el control de los incendios forestales.

Así lo ha avanzado este jueves el consejero de Desarrollo Sostenible, , durante su comparecencia ante el pleno de las Cortes para informar sobre la campaña de 2019, donde ha especificado que el predominio de las temperaturas cálidas y la falta de lluvia, han sido circunstancias determinantes para que se llegue a esa cifra, que a 30 de septiembre era de 6.997 hectáreas afectadas.

En esas cifras, ha señalado Escudero, los tres grandes incendios forestales sufridos hasta la fecha, , , y del Hoyo han supuesto el “63 por ciento de la superficie forestal total afectada este año”, donde el número de incendios registrados ha sido superior en todas las provincias, excepto en la de Albacete, donde el número se ha reducido de 84 a 70.

En cuanto a las causas de los fuegos, entre el 1 de enero y el 30 de septiembre, 314 se han debido a negligencias, 287 han sido intencionados, 72 causados por un rayo, 19 han sido reproducciones de incendios y 130 por causas aún desconocidas.

PLAN REGIONAL

En su intervención, el consejero de Transición Ecológica ha argumentado que para que los incendios forestales no sean “un arma arrojadiza” entre partidos políticos las Cortes regionales deberían aprobar un Plan Regional para, entre todos, “preservar” los incendios de entrar en conflicto político.

En este sentido, ha pedido “ir todos a una y sumar fuerzas” en apoyo a los medios técnicos y humanos existentes. Como ha destacado, 2019 ha sido “un año complicado” en cuanto a incendios forestales, por lo que se ha tenido que hacer “un esfuerzo adicional” ante el déficit hídrico o la sequía.

Por ello, ha mostrado su agradecimiento al personal técnico implicado en esta campaña, que se ha coordinado de una manera “excelente”. Y, sobre esto, ha pedido desde la tribuna que todos los diputados, pero también “todos los ciudadanos”, agradezcan la “profesionalidad” de todos los trabajadores de este campo.

PREVENCIÓN DE PLAGAS

En otro orden de cosas, se ha referido a las labores de prevención de plagas que previenen posibles perforadores de la madera y que pueden ser un foco de infección de la “masa verde viva”, y ha explicado que la Junta pone trampas específicas para acabar con esta problemática.

Una vez apagado el incendio, ha explicado que hay infraestructuras que queden dañadas por las propias labores de extinción y esas zonas “luego hay que acondicionarlas”, según Escudero, quien ha añadido que también en años siguientes se va evaluando “si la regeneración natural no se ha conseguido en alguna zona”.

LEY DE BOMBEROS

Tras el consejero ha tomado la palabra el presidente del Grupo Parlamentario Ciudadanos, , que ha demandado una ley de coordinación de todos los servicios de emergencia, pero previamente, una específica de bomberos, a fin de facilitar la labor de los distintos servicios de emergencias, unificar el diseño y ejecución de los planes de emergencias, y dotar de medios y formación.

Ruiz ha señalado que el “no ha terminado de solucionar la problemática de incendios en Castilla-La Mancha”, ya que, a su juicio, habría que incluir en la legislación autonómica las “especiales circunstancias” de la Comunidad Autónoma, como su orografía, lamentando que la región aparezca en la quinta posición del país en superficie quemada.

El parlamentario del PP ha asegurado que la campaña de extinción y prevención de incendios de este año “ha sido mala, de las peores de los últimos años”, considerando que no hay esperanza a que “con los fondos se puedan mejorar los datos en próximas campañas”, pero pidiendo que la campaña se planifique con rigor y presupuesto.

Tras lamentar que la empresa de gestión ambiental se haya convertido en “una auténtica agencia de colocación” —algo que ha sorprendido a Escudero, que ha criticado que este grupo se erija en “valedor” de una empresa pública que quiso eliminar—, ha señalado que la Administración regional debería tener en cuenta en la prevención de incendios dos factores, el cambio climático y la despoblación, demandando una planificación exhaustiva de cómo recuperar las más de 7.000 hectáreas quemadas durante este año.

Finalmente, el diputado socialista ha lamentado las críticas a la campaña de extinción de este año, teniendo en cuenta factores que han influido en los datos como que este haya sido, pluviométricamente hablando, el cuarto año más bajo de los últimos cien o condicionantes como el viento y olas de calor, y ha agradecido el trabajo de todas las personas que colaboran en este ámbito.