Éstas son las previsiones de la compañía con los planes de despliegue en marcha. Según ha indicado la nueva directora general de Telefónica en Castilla-la Mancha, Castilla y y , , “Telefónica está dotando de redes de última generación a la región para luchar contra el reto demográfico, pero esta medida será ineficaz si no se acompaña de otras políticas para incrementar su adopción entre los ciudadanos y su integración en los procesos productivos de las empresas y negocios”.

La inversión prevista de más de 67 millones se destinará a los trabajos de despliegue, pero, también, a la necesaria adquisición de equipos que ello requiere y a la digitalización de centrales para hacer frente a los nuevos servicios y capacidades que necesita el mayor ancho de banda, ha informado Telefónica en nota de prensa.

Estas nuevas inversiones en fibra óptica se suman a los 121 millones invertidos ya por la compañía sólo en esta tecnología desde el inicio de despliegues en 2014 “con unos datos de cobertura muy superiores a los de regiones similares de Europa y del resto de continentes”, ha asegurado la directora general.

De los más de 67 millones que la compañía destinará a fibra en dos años parte se destinarán a implementar en Castilla-La Mancha el nuevo Programa de Extensión de Banda Ancha de Nueva Generación (Pebang), que ha sido adjudicado a finales del pasado año por el entonces a través de la Secretaria de Estado para el Avance Digital.

Otra parte de las inversiones se destinará a iniciar despliegues en otras pequeñas poblaciones, “así como a completar el despliegue en municipios ya con alto porcentaje de cobertura”, ha explicado.

Finalmente, Marisa de Urquía ha señalado que “una importante” cantidad irá destinada a la compra de equipos y digitalización de centrales para hacer frente a las exigencias que requieren las tecnologías de última generación, así como a gastos repercutidos de transporte, instalaciones en casa del cliente y obra civil.