El Tercer Sector de Castilla-La Mancha, que actualmente representa a unas 4.500 entidades sociales en toda la región, pide al Gobierno regional que se le reconozca su papel en la prestación de servicios públicos delegados por las Administraciones, así como que ponga en marcha una Ley del Tercer Sector negociada con el Sector, que encargue a los poderes públicos una Estrategia de sostenibilidad, un marco de concertación social y Mesa de diálogo Civil con Presidencia o Vicepresidencia del Gobierno.

En base al estudio que realizó la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y Exclusión Social de Castilla-La Mancha (EAPN-CLM) a 243 organizaciones no lucrativas que son un claro exponente del llamado Tercer Sector, podemos extraer las siguientes conclusiones:

  • El Tercer Sector es un significativo foco de creación de empleo, tanto directo, ya que el número de mujeres contratadas directamente por las entidades de la muestra asciende a 5.305, lo que supone el 56,8% del personal con contrato y mientras que el 43,2% son hombres; como indirecto, ya que uno de sus objetivos es trabajar la inserción laboral especialmente en segmentos de población con importantes problemas de acceso al mercado laboral, tales como las mujeres, los mayores de 55 años, las personas con nivel educativo bajo y las personas con discapacidad.

No es posible cuantificar el volumen de empleo que genera en el entorno las organizaciones, que precisan del apoyo de pymes para proveerse de servicios y productos.

  • Las actividades que realizan estas organizaciones tienen que ver con la prestación de servicios públicos a la ciudadanía atendiendo a las diversas necesidades que esta tiene a lo largo de su vida, de modo que ningún ciudadano se quede desatendido. Debemos destacar que si bien su financiación es mayoritariamente pública, los servicios se siguen prestando cuando esta falla, tal y como ocurrió durante los años de la crisis económica.

  • Tal y como indica el informe, aproximadamente la mitad de las entidades son conscientes que la imagen que la sociedad tiene del Tercer Sector está estereotipada y por tanto es necesario informar mejor sobre su cometido y actividad como garantes de la atención pública de calidad y de los derechos de la ciudadanía.

Los retos clave de este importante sector de actividad son los de mejorar la percepción de la ciudadanía sobre los servicios y actividad pública que prestan las organizaciones, consolidar la financiación de los mismos para ofrecer la calidad que merecen los ciudadanos, y adaptarse a las nuevas necesidades y demandas de la sociedad y fortalecer la relación con la administración pública.