Se trata de un edificio de estilo mudéjar que cobija un trabajo escultórico, con vistas poco usuales al Casco Histórico y al río y que forma parte del proyecto ‘Tres Aguas’ con el que la artista homenajea al río Tajo, según ha informado la organización del XXX Aniversario de ‘Toledo Ciudad Patrimonio de la Humanidad’ en nota de prensa.

Con motivo de la celebración del 30 aniversario, cada mes se ofrecen visitas guiadas a espacios históricos rehabilitados que no se abren diariamente. El horario de esta jornada será de 10.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 20.00 horas.

‘Tres Aguas’ está concebido como una constelación de esculturas que conecta tres lugares diferentes de Toledo. En concreto, la Torre del Agua se utilizó como depósito de agua para generar electricidad. Estuvo en ruinas durante muchos años antes de ser utilizada como parte de este proyecto.

En su interior, alberga ahora una escultura que ofrece una secuencia de experiencias visuales. El visitante debe mirar hacia abajo, no para ver un piso sólido, sino un torbellino de agua y una topografía de formas naturales con depresiones profundas, que a veces se sumergen por completo, como si el pozo se rellenara con el agua procedente del río; después, cuando el agua desaparece, las superficies vegetales se muestran en su totalidad.

En el exterior del edificio, hay una escalera de hierro —de la que se puede ver una reproducción en el interior— que lleva a los visitantes hasta el tejado, desde donde pueden ver las murallas de la ciudad, del Monasterio de de los .

HAY DOS ESPACIOS MÁS

Este conjunto escultórico, realizado por Iglesias en 2014 —Año Greco—, está formado por dos espacios más, una fuente ubicada en la plaza del Ayuntamiento y una escultura situada en el convento de y en los tres lugares hay distintas formas escultóricas en el entretejido arquitectónico.